Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Madonna se machaca en el gimnasio para el Festival de Venecia

Te contamos todos los detalles del paso de la cantante por Venecia, donde se juega su carrera cinematográfica. Madonna presenta en la Mostra su segunda película como directora, 'W.E'.
Madonna ya está en Venecia después de haber estado algunos días machacándose en el gimnasio con lo que parece ser su nueva rutina favorita, algo así como el fitness-ninja. A la ciudad de los canales llegó anoche con nocturnidad y alevosía pero lo hizo sin su novio, aparentemente. La experimentada muchacha sabe muy bien que no es bueno mezclar churras con merinas y que no le dará muy buena publicidad aparecer con su nuevo novio en un festival de cine en el que pretende hacerse un nombre como directora de películas. Primero porque el nuevo novio no es Guy Ritchie ni es director de cine: es bailarín. Y segundo, porque es una diana muy fácil en el mundo del corazón aparecer del brazo con un chico que te saca 24 y pico años y no es tu hijo, aunque precisamente eso es lo que menos críticas debería acaparar.
Madonna y su prole se fueron directamente al Hotel Cipriani, donde se alojan por unos 1380 euros cada noche, que tampoco es un precio disparatado para tratarse de un hotel de lujo en una de las zonas más exclusivas de Venecia. El precio parece ser también la razón de que esté completamente ocupado mientras que otros hoteles mucho más caros se encuentran con montones de habitaciones libres según la web de reserva hotelera Booking.
Para su aparición estelar en Venecia, Madonna lleva semanas preparándose, dejando incluso de lado la grabación de su próximo disco. La Reina del Pop dio la campanada apareciendo en unas playas cercanas a Biarritz, en el País Vasco francés, cuando todo el mundo pensaba que estaría encerrada en el estudio de grabación. En sus vacaciones pre-Festival de Venecia la muchacha ha estado con su novio y sus hijos. Les ha paseado en moto de agua, han salido de cena y hasta se han escapado a Cannes donde el nuevo amor de Madonna disputaba un concurso de baile.
Todo ello sin descuidar, por supuesto, la forma física. Sobre todo teniendo en cuenta que cientos de fotógrafos van a intentar sacarle hasta la última arruga cuando se pasee por la alfombra roja del festival. Además de relajarse y (suponemos) practicar las artes amatorias con su novicio compañero, se ha machacado en el gym con unas rutinas que no habíamos visto en nuestra vida. Una especie de fitness ninja mezclado aeróbic. Cualquier cosa para que no le cuelgue ni un solo gramo de carne durante los diversos photocalls que le tocará hacer.
Desde luego, aunque sólo sea por compensarle todo el machaque, esperamos que la prensa le dedique algún cumplido a su película 'W.E.'. Los críticos que ya la han visto comentan que será la sorpresa del festival y que ya estarían barajando el nombre de Madonna como directora nominada a los Oscar. Y aunque seguro que no se lo darán ni siquiera la nominarán, su nombre dará mucho juego en las quinielas, porque puede ser muy pesada pero sigue siendo Madonna.