Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Matilde y Cristina, las discretas señoras de Mourinho y Guardiola

Aparentemente no tienen nada que ver. Son el día y la noche. Uno tranquilo, el otro siempre polémico. Uno merengue, el otro culé... Guardiola y Mou guardan un sorprendente parecido: sus mujeres. Cristina y Tami son 100% discreción.
Son noticia a diario. Guardiola y Mourinho son dos de los grandes protagonistas de la prensa deportiva de toda España. Se habla de ellos sin parar pero poco se sabe acerca de su vida privada y de las mujeres que aguantan estóicamente la presión mediática que genera estar casadas con dos celebrities absolutas del mundo del deporte. Ambas se parecen en la esencia pero se intuyen diferentes en las formas de vida. La esposa de Mourinho se llama Matilde, Tami para los amigos, y la de Guardiola se llama Cristina. Las dos llevan, prácticamente, toda su vida con sus maridos y las dos son alérgicas a los focos y las cámaras de televisión. Ni una ni la otra han concedido nunca una entrevista.
Mou y su mujer se conocieron cuando eran todavía unos adolescentes en Setúbal, ciudad natal del entrenador merengue, a donde solía acudir la familia de Tami los fines de semana para huir de la ajetrada vida de Lisboa. Entonces, según explicó el propio entrenador en una entrevista en El País, él tenía 17 años y ella 15 o 16. Comenzaron a salir por aquella época y se convirtieron en inseparables. Tanto es así que Matilde, que consiguió entrar en la Universidad Católica de Lisboa, dejó sus estudios, en 1989 para dedicarse en cuerpo y alma al sueño de su marido: ser entrenador de fútbol. Matilde además de compartir una vida entera con Mou (llevan más de 30 años juntos) es tan católica como él. 
Poco dada a los flashes, lo poco que sabemos de Matilde (además de que pertenecía a una familia bien que se arruinó al huir de Angola en La Revolución de los Claveles) viene de la mano del propio Mou. En una entrevista, el entrenador portugués contaba que es "quien manda en la casa. Es la mejor entrenadora del mundo".
Matilde nunca ha dado una entrevista a los medios de comunicación y se ha mantenido alejada de ellos hasta que la pareja vivió an el Reino Unido. La pareja no se libró del sensacionalismo inglés y tuvo que oír hablar de crisis en el matrimonio. Mou y Matilde salieron al paso posando en plan familiar con sus dos hijos (Matilde y José) en la portada de la revista portuguesa LUX : "Nadie perturba nuestra tranquilidad". Durante su etapa italiana, Matilde volvió a los medios cuando la web de Sky pedía la beatificación de la portuguesa por aguantar al entrenador día tras día. Con su desembarco en España y su establecimiento en La Finca, Matilde ha conseguido la tranquilidad mediática.
Además de poco amiga de los focos, Matilde pasa del fútbol. Lo contaba Mourinho durante su entrevista con Michael Robinson en el programa de Canal +, 'El informe Robinson': "Mi mujer es crítica, no le interesa el fútbol para nada, pero es crítica, tiene sentido crítico". Y no sólo no le intersa el fútbol, ni le gusta la vida que lleva como consecuencia del fútbol. Tampoco le gusta la imagen del Mourinho entrenador. El Mourinho que ella quire no es The Special One. 
Mou y Matilde en la revista Caras. (Caras)
La historia de Guardiola y su mujer, Cristina Serra, se parece a grandes rasgos. La pareja lleva más de 20 años junta. Se conocieron de jóvenes y ella se ha dedicado también en cuerpo y alma al sueño futbolístico de su marido, en las duras y en las maduras. Fue la mujer que apoyó a Guardiola cuando lo acusaron de dopaje injustamente en un equipo italiano. En concreto, Pep y Cristina se conocieron en una tienda de ropa multimarca (Serra Claret) que los padres de Cristina tenían en la catalana localidad de Manresa.
El interés por la moda de Guardiola viene de muy lejos. Ya en su más tierna juventud disfrutaba comprándose camisetas y pantalones con estampados del estilo 'D&G', 'AJ' o 'CK', pero ha sido su pareja quien le ha ido adentrando más y más en este mundo. Cristina es la responsable de sus refinados gustos por los viajes, por la fotografía, el cine y también por la lectura. "Es una mujer que une a la madre de antes con la mujer de hoy: capaz, moderna, con idiomas, arreglada", decía de ella Manel Estiarte, ex jugador de Waterpolo y gran amigo de Guardiola, en una entrevista a El País en 2009.
Dicen de ellos que son una familia discreta y, aunque llevan una vida normal, es raro ver a la pareja. Y también es raro verlos con sus hijos. Esa  poco frecuente estampa la vimos a principios de septiembre durante la ceremonia de la entrega de la medalla de honor del Parlament. Guardiola fue condecorado y su mujer y sus tres hijos (Marius, María y Valentina) siguieron el acto desde primera fila.
Igual de discretas pero estilísticamente muy diferentes. En las pocas fotos de archivo que hay de las consortes apreciamos una gran diferencia. Matilde lleva un rollo más 'casual'. Cristina, de la que ya todo el mundo sabe su pasión por la moda y que actualmente es responsable de la tienda de ropa familiar, se deja llevar por las líneas sobrias sin dejar de lado la ropa 'baggy' cuando está relajada en familia. Las dos tienen cuerpazo, pero no el típico cuerpazo que te da la madre naturaleza si no un cuerpazo natural y trabajado. Sólo hay que ver los brazos de ambas, no tan musculados como los de Madonna pero mucho más que los de Terelu.De Matilde, hasta hemos podido ver fotos en bikini que demuestran que es una amante del ejercicio físico.
Las dos son unas madrazas. Matilde cuida con celo de Matilde Junior y José Junior, ambos estudian en la American School de Madrid. Cristina tiene un poco más de trabajo, tiene tres hijos: Marius, María y Valentina, a los que lleva cada día al colegio acompañada de Guardiola. Tanto la mujer de Mou como la de Guardiola se encargan de proteger a sus vástagos del ojo público y hay muy pocas fotos en la prensa en las que se pueda ver a los hijos del Barça y el Madrid.