Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cómo ser del club de esposas del Real Madrid en 5 pasos

Sara Carbonero, Nagore Aramburu, Caroline Celico, Jorgelina y Carlota Ruiz son algunas de las mujeres del Real Madrid que acompañaron ayer a sus chicos en Munich. Te contamos en cinco sencillos pasos cómo podrías entrar en su selecto club.
El Real Madrid históricamente suele ir a Munich a pasarlo fatal. Es una tradición. Y el partido de ida de las semifinales de la Champions fue una nueva prueba más de ello. Un revival. Otra derrota. Por eso es natural que a tamaño sufrimiento los jugadores quisieran llevarse a sus parejas sentimentales a Alemania. Lo supimos gracias a Twitter, ese delator inclemente. En la imagen que se difundió estaban, de izquierda a derecha: Sara Carbonero, novia de Casillas; Caroline Celico, santa esposa de Kaká; una tal Esther que no podemos identificar ¿sabes tú de quién se trata?; Clarisse, mujer de Marcelo; Nagore Aramburu, mujer de Xabi Alonso; Carlota Ruiz, esposa de Arbeloa; Marta novia de Callejón y Jorgelina Cardoso, la mujer de Di María.
Ahora que las tenemos a todas juntas, llega el momento del análisis. Aquí tienes un manual para convertirte en la perfecta pareja de un jugador del Real Madrid.

1. Pitillo extremo

Una de las señas de identidad del club de esposas del Real Madrid es el pantalón pitillo. Las chicas no son de pantalón boot cut y mucho menos de pantalón de campana. El tejido y el color es lo de menos aunque predomina el denim y el color negro. El complemento ideal para los pitillo no es el tacón sino la bota, que pega fuerte entre ellas y que las llevan con tachuelas, de piel y ante. Las Converse pueden ser aceptadas en un momento dado.

2. Maxi Gafas

Es imprescindible tener gafas de gran tamaño en tu vestidor. Te ayudarán a pasar desapercibida en los momentos que quieras hacer vida normal y te librarán del ojo crítico de los paparazzi, que no verán si vas con cara de sueño, mal maquillada o con el rimmel corrido. Son preferibles las Ray Ban de aviador pero también tienen muy buena aceptación las gafas grandes de pasta que han llevado la celebrities toda la vida como las Prada Square Frame o las Christian Dior Copacabana.

3.Maxi bolso

Para no desentonar dentro del club tendrás que tener sí o sí un bolso de grandes dimensiones. No valdrá cualquier bolso y estarán muy bien vistos el Birkin de Hermès (para el que hay lista de espera y su modelo más barato sale por más de 6.000 euros), el Alma Bag de Louis Vuitton o incluso el nuevo bolso de la polémica colección de Loewe, Oro Collection. Ni el de Vuitton ni el de Loewe los tendrás por menos de 1.000 euros.

4.Maxi Pelo

Carol Celico, esposa de Kaka, Nagore Aranburu, esposa de Xabi Alonso o Sara Carbonero, novia de Iker, tienen un común denominador: el pelazo. Cuanto más largo y voluminoso mejor. El aspecto sedoso que consiguen algunos productos como los que anuncia Sara también es un must. El color ya importa menos. Dentro del club hay rubias naturales y peliteñidas, morenas, castañas... Un consejo, no te atrevas con los colores chillones.

5. Tener smartphone

Es imposible ser del club de esposas del Real Madrid sin un smartphone. Y no sólo eso, tienes que tener, por lo menos, cuenta en Twitter en la que colgar fotografías de tus viajes con tu marido, de cómo crecen tus niños o de tus jornadas de shopping. También son de agradecer fotos con otras esposas de futbolistas, fotos de vacaciones en la playa o en el yate de Ibiza. Por supuesto no puedes dejar de hacer retweets por causas benéficas o animalitos perdidos. Las marcas favoritas son Blackberry y iPhone. Nada de androides en el club.
Tras estos puntos lo más importante para ser del club es ser buenas amigas, llevarse bien, saber encuadrar una foto (con nada más y nada menos que nueve personas) y que salgan todas estupendas.