Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El exhibicionismo de Lucía Etxebarría; ¿mola o no mola?

Otro barullo por la escritora Lucía Etxebarría. Como su petición de aparecer en Interviu no fue satisfecha, se ha desnudado ella misma en Facebook. Analizamos su uso de las redes sociales para averiguar si es más oportunista que oportuna ¿Escandalosa o verbenera?
Lucía Etxeberría ya tiene una polémica más en su haber. La escritora parece haber encontrado en las redes sociales una forma efectiva y muy barata de generar publicidad para sus libros. Esta vez no se trata de uno de sus textos hablando de Urdangarín o de alguna de sus divagaciones sobre la industria literaria; esta vez ha querido quemar un cartucho de los buenos: salir desnuda por completo en su perfil de Facebook. Eso sí, a las pocas horas se ha arrepentido y ha cambiado la foto por una versión más light. Querrá que no le cierren el perfil por casquivana. Que tiene la friolera de más de mil cuatrocientas fotos subidas, nada menos.
Lucía Etxeberría, de lo más casquivana. (Facebook)
Las redes sociales no han tardado en reaccionar a la provocación de Lucía y casi de forma unánime, los internautas (a los que la escritora se refiere como "colectivo raro que no se sabe dónde está") la han tachado de oportunista y desesperada por vender libros y llamar la atención. Ella misma reconoció que las ventas de su anterior libro no habían ido muy bien y al parecer no quiere que pase lo mismo con su actual 'El contenido del silencio'. Guste o no, Etxebarría, su plan de marketing casero le ha generado un montón de noticias en las que se hace mención de su último lanzamiento. Y todo gratis, a cambio de subir una foto con su aparato reproductor en contacto con el ozono.
No es la primera vez que Lucía coquetea con la idea de desnudarse. En su perfil de Facebook hay disponibles fotos en las que se puede ver casi todo. Llama la atención una en las que aparece completamente desnuda y se tapa en actitud picarona con un cojín en forma de corazón de los que popularízo 'Gran Hermano'.
De esa misma foto hizo el típico montaje salchichero de imitar la portada de una revista (al loro, que la portada mezcla titulares en inglés y en español) y también trató de enseñar carne con una instantánea en la que aparecía escribiendo tranquilamente en su cama, tapada tan sólo con las sábanas. Por cierto, menudo pandemonium de trastos que tiene la tía en su alcoba.
Lucía, además, ha dejado caer en su perfil que si Terelu se desnudaba en Interviú ella no quería ser menos. No va a dejar escapar la posibilidad de posar para la cabecerá que en su día dirigió Teresa Viejo. En esto podría estar la explicación a su desnudo cibernético. ¿Quería hacer un test para ver cuánta demanda podía generar mostrando sus lozanos pechos?

Una de cal y otra de arena

La escritora valenciana ha sido objeto de la mofa en internet por sus comentarios y fotos en Facebook pero también ha tenido reconocimiento literario. En su día, la crítica francesa la consideró la mejor escritora de su generación. O eso dicen los que venden sus libros. También, compañeros del gremio, como el escritor Antonio Soler, autor de 'El camino de los ingleses', la describe como "mejor escritora de lo que ella misma se cree".
 
 Porque de lo que se suele acordar mucha gente cuando escucha su nombre es de las acusaciones de plagio. En tres ocasiones han dicho que copiaba. Su 'Amor, curiosidad, prozac y dudas' se relacionó con 'Prozac Nation' de Elizabeth Wurtzel. En su poemario 'Estación de infierno', aparecieron versos de 'Sepulcro en Tarquinia', de Antonio Colinas. Y en su libro 'Ensayos', se dijo que había un plagio del psicólogo valenciano Jorge Castelló. Al final reconoció que sí se había documentado con su obra, pero generalmente lo que hizo ante estas acusaciones fue denunciar linchamientos mediáticos.
¿Punk o vividora? ¿Escandalosa o verbenera? ¿Oportunista y oportuna? ¿Divinity o no divinity?