Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¡Ya tenemos nueva Miss Venezuela!

Miss Venezuela es todo un movimiento cultural en el país de Hugo Chávez. El certamen está plagado de escándalos y noticias trágicas: suicidios, anorexia y una forma muy peculiar de beber para emborracharse sin engordar. Te presentamos a la ganadora y te contamos los chismes más jugosos del concurso.
La historia de Miss Venezuela convierte a Miss España en un aburridísimo concurso que sólo tuvo un poco de gracia aquel año en el que se destapó todo el escándalo de Maria Elena Dávalos con cámaras ocultas y todo eso que ahora hace Mercedes Milá en 'Diario de...'. En Venezuela, ser Miss es todo un sueño por el que luchan miles de chicas desde que son pequeñas. No quieren ser abogadas, ni astronautas ni siquiera periodistas, quieren ser Misses y eso está muy bien. Tiene que haber de todo en la viña del Señor.
Este año, la elegida ha sido una caraqueña de la edad que tenía Britney Spears cuando salió puesta hasta las cejas a cantar en VMAs, mide 1,77 y fue coronada en una gala que presentaba Boris Izaguirre, que para lo que le interesa sí que va a Venezuela. La historia de Vanessa Goncalves, que así se llama la chica, no tiene mucha chicha, por eso mejor contamos algunas anécdotas más morbosas del concurso.
Venezuela es uno de los países que más éxito suele cosechar en Miss Universo y es porque las chicas que se presentan pasan el método Osmel, que consiste estar recluídas en un centro durante semanas en el que se someten a diversos regímenes que nadie conoce, sólo su creador y las chicas que se someten a él. Lo que si se sabe son las tácticas de algunas modelos que se presentan al certamen para emborracharse sin engordar ni un gramo y poder desenvolverse con gracejo en el mundillo.
Como las calorías vacías del acohol se absorven en el aparato digestivo las Misses optan por otras vías para emborracharse. La forma es poco ortodoxa pero según cuentan: bastante efectiva. Consiste en nada más y nada menos que empapar un tampón en vodka o el alcohol que más guste (aunque poco lo van a saborear) e introducirlo en su cavidad vaginal. Toma ya. De esta forma el acohol llega a la sangre y las calorías se quedan en sus pequeñas vulvas.
El certamen también está teñido por el drama. Una de sus ganadoras, Maye Brandt, acabó pegándose un tiro en la boca para terminar con su vida. Muchas fuentes apuntan a que la muchacha no aguantó la presión que supone el título y terminó perdiéndose en una espiral depresiva causada también por una supuesta infidelidad por parte de su marido Jean Carlos, un popular actor de telenovelas. La cosa parece que le dolió más al saber un pequeño detalle de la presunta historia: los cuernos se los habría puesto con otro hombre.
Por supuesto, la anorexia y los desórdenes alimenticios están a la orden del día pero eso está tan trillado que mejor lo dejamos para otro caso. Te dejamos con otra divertida anéctoda del certámen, esta vez en vídeo: