Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Destripamos el falso 'reality' de los Obama en la Casa Blanca

La Casa Blanca ha pasado una foto familiar de los Obama ante la que hemos sacado la lupa. Pues las caras de póquer de Michelle y sus hijas nos han hecho pensar que la imagen tiene gato encerrado.
Hace pocos días la Casa Blanca publicó en su cuenta de Flickr una nueva foto de los Obama hecha por su fotógrafo oficial, Pete Souza. En ella el presidente y su familia ven con cara de circunstancia un 'partidazo' entre las selecciones de fútbol de Estados Unidos y Japón. A pesar de que la foto en teoría sólo pretender reflejar con naturalidad una escena familiar nos tememos que es tan falsa como los efectos especiales del Señor de los Anillos.
Para empezar eso de que un tipo con una 'camarón' te haga fotos mientras ves la tele en casa es extraño, por muy presidente que uno sea. Michelle y las niñas parece que se han colado en el despacho de papa para que descanse un rato y se tome unas tapas con ellas. Y como el ala oeste de la Casa Blanca es un hervidero de tipos pululando de un lado para otro -al menos si nos atenemos a la famosa serie- eso justificaría la presencia del fotógrafo.
Pero una cosa es tener a un fotógrafo oficial y otra muy distinta tener a un paparazzi oficial, que es lo que a veces parece Souza. No hay que equivocarse. La imagen es pura propaganda, como casi todas las difundidas por el gabinete de comunicación del presidente. Todo en esa foto está calculado para que los Obama parezcan una familia norteamericana tan normal como ideal.
No se trata de que alguien haya colocado a los protagonistas en la escena. Se trata más bien que de entre todos los centenares de fotos que Souza hará de ellos obtiene una imagen digna de que la vean los votantes y, ya de paso, el resto del mundo. Veamos algunos elementos de la foto que nos dan algunas pistas.
1. Los pies descalzos de Michelle, Malia y ¿Barack?. Que la mujer y la hija mayor del presidente estén descalzas es el detalle más 'casual' de la imagen. También llama la atención que Michelle tenga junto a sus pies un Mac portátil tirado en el suelo -ver la foto en alta resolución para apreciarlo-.
Eso, el detalle del refresco que Maia tiene peligrosamente apoyado encima de la alfombra y lo de dejar la cena sobre  un diván son los únicos signos de espontaneidad de la escena. Aunque, un momento ¿eso que se ve junto a una de las patas de la mesa no es el pie desnudo de Obama?
2. ¿Qué hacen las ventanas bajadas a las tres y media de la tarde? Si uno ve los datos que la fotografía lleva incrustados vemos que la foto se ha tomado el domingo 17 de julio a las 3 y media de la tarde -hora de Washington D.C-. Cosa que por otra parte no es ningún secreto teniendo en cuenta que se informa del partido que están viendo. Es muy probable que el fotógrafo las haya bajado adrede para crear una atmósfera nocturna.
De hecho, la foto se ha realizado casi en la penumbra aunque no lo parezca. Pues Souza ha tenido que usar un objetivo muy luminoso y un grado de sensibilidad a la luz bastante alto -2000 ISO- para lograr hacer la toma. Y es que lo de ver la tele a una hora que no sea la del 'prime time' puede hacer parecer unos ociosos de tomo y lomo a los Obama.
3. ¿Obama nunca se pone unas bermudas? El fin último de la foto es demostrarnos que Obama también trabaja los domingos. No es probable que nadie en su sano juicio esté con el traje puesto a la hora de la siesta mientras ve la tele, y menos un domingo.
Sería imposible imaginarnos la misma escena siendo los protagonistas las familias de Zapatero o Rajoy. Se agradece que nuestra clase política no se haya aficionado a hacer propaganda política con sus vidas privadas. El equipo de comunicación de la Casa Blanca sin embargo no tiene ningún problema en mostrarnos la vida de la familia presidencial como si fuese un 'reality'.