Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Leibovitz monta con Bono un 'remake' de Memorias de África

Vuelve un clásico. Annie Leibovitz ha fotografiado a Bono y a su mujer Ali Hewson para Louis Vuitton como ya ha hecho con muchas otras celebrities. Sin embargo, esta vez nos parece que ha patinado por culpa del 'buenrollismo'.
Bono y su mujer Ali Hewson han posado para Annie Leibovitz en una campaña de Louis Vuitton cuyo lema es 'Todo viaje se inició en África’. A mediados del mes de septiembre aparecerá en periódicos y revistas de todo el mundo. También en el apartado 'Leyendas' de la web Louis Vuitton Journeys, en la que ya se han difundido otras fotos realizadas por la conocida fotógrafa y protagonizadas por numerosos famosos.
Al igual que en otras fotos de Leibovitz para Vuitton los beneficios obtenidos por los retratados se han dedicado a fines humanitarios, por lo que estamos ante un caso evidente de buenrollismo combinado con publicidad de alto nivel. Un cocktail que a muchos se les atraganta pero al que es muy aficionado el cantante de U2.
El resultado es una suerte de ‘remake’ fotográfico de 'Memorias de África'. La localización de las fotos, Sudáfrica, parece escogida con el mismo criterio con el que Hollywood busca exteriores para filmar sus superproducciones. Algo que por otra parte no es extraño si tenemos en cuenta que Annie Leibovitz parece dedicada desde hace tiempo a condensar en una única imagen películas que nunca se han rodado.
Al ver el vídeo que circula por la red de Leibovitz disparando las fotos se observa que a pesar de la simpleza de la toma (dos modelos en un paisaje a plena luz del día no representa un gran reto técnico) la fotógrafa aparece acompañada de una auténtica legión de operarios.
Nos parece excesivo semejante despliegue de personal para hacer una foto tan sencilla. Sobre todo teniendo en cuenta que si contrastamos la luz ambiental del vídeo con la de la foto final vemos que el color de la toma ha sido maquillado con dosis muy generosas de Photoshop. ¿Hacía falta tanto currante sobre el terreno para luego tocar de esa manera la imagen en el ordenador?
Otra duda que nos asalta: ¿justifica Leibovitz sus elevados honorarios con semejante legión de ayudantes? No lo sabemos, pero la la fotógrafa tiene una fama de derrochadora que se ha ganado a pulso. Aunque es de justicia decir que en parte por eso se ha convertido en la fotógrafa más codiciada del mundo.
¿Nos quiere decir esa foto que uno puede hacer obras de caridad y ser al mismo tiempo una 'fashion victim' de primera? Parece que sí, pues nos venden con esa escena un estilo de vida al que sólo tienen acceso un puñado de escogidos. Semejante desembarque de bultos repletos de logos de Louis Vuitton y las prendas de Edun, la firma de ‘moda ética’ de Bono, con la que va ataviada la pareja señalan que el contraste del lujo con la pobreza de África es para la fotógrafa y los modelos lo más normal del mundo. Si la escena tuviese lugar en la puerta de un hotel de Nueva York o Londres no nos sorprendería, pero el escenario elegido pone un toque cínico a la imagen.
Total, que nos tememos que se ha perdido el norte al realizar la foto. Leibovitz lo borda mostrándonos a Pelé, Maradona y a Zidane jugar al futbolín o a Francis Ford Coppola contándole cuentos a su hija, pero patina exhibiendo a Bono como modelo de 'multimillonario bueno' con una guitarra a cuestas por la sabana.