Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Paris, así no se hacen las fotos con el móvil

A Paris Hilton le encanta hacer fotos con su móvil y difundirlas en Twitter, pero nos tememos que no se le da demasiado bien lo de ser paparazzi de sí misma. Aquí tienes sus últimas fotos.
Desde que los móviles están conectados a las redes sociales cada vez son más los que retransmiten su vida en directo, y nada mejor para eso que usar la cámara del trasto. Así podemos contar con imágenes todo lo que está sucediendo. Un cocktail irresistible para aquellas celebrities que viven en un permanente 'reality', como Paris Hilton.
La de Los Ángeles -por si no tuviese suficiente con los miles de fotos que protagoniza- también hace sus pinitos como paparazzi, algo que podemos comprobar echándole un vistazo a su cuenta de Twitpic -¡ha colgado 789 fotos desde que comenzó a usarla hace poco más de un año!- Para darle de comer utiliza la cámara de su BlackBerry 9000 -un modelo similar al que usa Rania de Jordania con idénticas intenciones-.
La afición de Paris a la cámara le costó cara en su momento, pues un hacker logró entrar en las entrañas de su antiguo móvil y difundió las fotos que contenía. Y lo que es peor para los que le habían pasado su número: también su agenda de contactos. El FBI tuvo que intervenir y el caso incluso se convirtió en materia de estudio para los expertos en seguridad informática. Alguien debió asesorarla y quizá por ello ahora utiliza un móvil de RIM, mucho más seguro... aunque con una cámara malísima.
Tampoco parece que sus dotes como fotógrafa hayan mejorado mucho a pesar de todo el tiempo que lleva pulsando el botón de disparo. Como vemos que no está por la labor de pedirle consejo a alguno de los paparazzi que la persiguen nos hemos propuesto echarle un cable. Hemos escogido tres de las últimas fotos que ha disparado y le sugerimos como puede mejorarlas. A propósito, si disparas con móvil y has cometido alguno de los fallos de Paris toma nota tú también.
Eso que se ve en la imagen es el avión en el que Paris ha viajado al Mundial, aunque nos lo creemos más que nada porque ella lo dice. Hay que echarle un poco de imaginación para distinguirlo. Disparar por la noche una foto en la pista de un aeropuerto se nos antoja casi imposible con un móvil -usar el flash no serviría de nada a esa distancia-. Mejor tener un poco de paciencia y esperar a estar más cerca del trasto, para que sus luces ayuden a iluminar un poco la escena.
Paris estaba tan encantada con encontrase en las tiendas los productos a los que presta su imagen que les hizo una foto. El problema es que está torcida. Para que la imagen hubiese quedado mejor bastaría con que se hubiese dado cuenta de que la línea superior -la que marcan las cajas cosméticos- fuese paralela a la parte superior de la pantalla del móvil. ¿No es tan complicado verdad? Por otra parte, si se hubiese agachado un poco -o se hubiese quitado los tacones- habría disparado de frente, y no desde arriba. Vamos Paris, sabemos que tú puedes hacerlo mejor.
Lo de hacerse fotos mientras te peinan nos parece de lo más original. Está clarísimo que Paris sabe posar, la foto lo prueba. Pero ¡se ha cortado un trozo de cabeza! No podemos echarle a ella toda la culpa del fallo. La BlackBerry no tiene cámara frontal para verse reflejado en la pantalla cuando uno se hace la foto. La solución es probar a disparar varias tomas desde distintas alturas -hasta encontrar una en la que no apareciese recortada-. Eso o cambiar de móvil.
De hecho, le sugerimos que se compre el iPhone 4 o el próximo Nokia N8, los dos tienen una cámara secundaria frontal. Algo que mejorará mucho los autorretratos que se haga. Además, en Apple y en Nokia juran que las cámaras principales de sus últimas criaturas son perfectas para seguir disparando incluso cuando la luz escasea. Algo que para un ave nocturna como Paris no tiene precio.
Ver más de: