Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sara Carbonero: "Cómo empezó la cosa y mira cómo ha acabado"

La imagen del beso de Iker Casillas y Sara Carbonero ha dado la vuelta al mundo y medios de toda clase la publican y hablan de ella. Es el momento de hacernos unas cuantas preguntas sobre ese momento.
El titular de este artículo son las premonitorias palabras que Sara Carbonero le dirige a Iker Casillas segundos antes de que se produjese el famoso beso. Una imagen que ha dado ya la vuelta al mundo varias veces a pesar de ser muy, muy reciente. Pocas veces un fotograma de un vídeo había sido reproducido en tantos periódicos y revistas de todo el mundo. Eso por no hablar de los medios digitales, redes sociales y blogs que difundieron el momento. Y es que la imagen de Casillas abalanzándose hacia la periodista es ya un icono histórico, una parte de la memoria colectiva del país.
Parece que hace una eternidad cuando hablábamos en Divinity de la caza a la que se lanzaron algunos medios para captar una foto siniestra: un gol en la portería de Casillas estando Sara Carbonero a escasos metros de él. Eso hubiese la prueba perfecta para algunos dinosaurios de que la reportera tendría que haberse quedado en España.
El 'caso Carbonero' lo abrió el diario The Times con bastante oportunismo y aún no se ha cerrado del todo. Todo comenzó con otra secuencia de vídeo reproducida en la portada del periódico -la primera entrevista de Sara a Iker-. Esas imágenes ilustraban una acusación: la de que la periodista estaba propiciando la derrota de España. Desde aquello la portería española sólo recibió un gol -en el encuentro contra Chile- en los seis partidos disputados, una estadística verdaderamente buena.
Miriam González, la esposa española del viceprimer ministro británico Nick Clegg, ha escrito una carta al diario exigiendo que se disculpe. El periódico ha escurrido el bulto respondiendo con una ironía que a muchos no le habrá hecho ni pizca de gracia. Una gran oportunidad malamente perdida para enmendar la metedura de pata.
Una imagen que suscita preguntas
La imagen de ese beso es histórica porque en torno a ella hay numerosas preguntas. Que es lo que verdaderamente hace grande a un icono. La primera de ellas: ¿dónde estaban los fotógrafos que persiguieron a la periodista durante el partido contra Honduras en el momento del beso? Que la imagen sólo haya sido captada en vídeo por las cámaras de Telecinco no deja de ser increíble, pues hemos visto numerosas fotos disparadas en la zona en la que se produjo la entrevista.
En plena celebración de la victoria ningún medio parecía estar ya interesado en que sus reporteros gráficos siguiesen los pasos de Carbonero. El morbo por ver si gafaba o no al portero hacía días que había desaparecido ante el avance de la selección hacia la final. Quizá por eso ninguno de los fotógrafos que había en el estadio -y no eran pocos- inmortalizó el momento.
Otra pregunta que está en el aire es: ¿qué hubiese pasado si hubiese sido Sara la que se hubiese lanzado hacia Casillas? Ese es el interrogante que lanza nuestra compañera Sofía Ruíz en El País. Y es que, como ya vimos, besos hay muchos pero la imagen recuerda poderosamente a otro gran icono histórico: la fotografía 'El beso' disparada por el fotógrafo Alfred Eisenstaed en 1945. Reproducida en miles de revistas y posters, muestra la escena de un marino besando a una enfermera para festejar la victoria de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial, un momento de euforia como el presente.
La enfermera que cae rendida en los brazos del soldado fallecía recientemente y medios de todo el mundo la recordaban por esa foto. Estamos seguros de que la imagen de Iker con Sara, con ser importante, no será la única que haga historia de la periodista. Los tiempos han cambiado.