Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El topless de Katy nos deja fríos

Ramón Peco.- La edición británica de Esquire nos vende un topless de Katy Perry que nos deja congelados. Destripamos las fotos.
Katy Parry protagoniza de nuevo una portada en Esquire, en este caso en la edición de Gran Bretaña. Tal y como hizo en su día en la de Estados Unidos, en la que aparecía explosiva. Ahora la publicación nos la vende desnuda de cintura para arriba. La mala noticia para los que buscan carne es que el misterio que ocultan sus brazos no es desvelado en las páginas interiores.
La sesión está realizada con la intención de que nos deleitemos con el cuerpo de Katy, principalmente con sus espectaculares pechos. Que para eso aparece en una revista masculina. No en vano entre las fotos más conocidas que circulan de la cantante por internet está un supuesto 'robado' en el que la ve en bikini mostrando un cuerpo espectacular. Algo que alertó a muchos de que Katy además de ser un icono pop y un mito musical también podía ser un mito erótico. Un aspecto que no está tan claro en el caso de Lady Gaga, su principal competidora a la hora de acaparar portadas de revistas, aunque también ella también intenta seducirnos.
Para que quede claro que lo que importa en el reportaje es la modelo, y nada más, se han eliminado elementos superfluos y se ha neutralizado el fondo. Apareciendo Katy ante un sinfín de color gris que resalta su cuerpo. Si observamos el vídeo de Esquire sobre la la sesión, vemos que ella aparece con numerosos estilismos. Pero en las fotos publicadas se han elegido aquellas en las que la cantante aparece más sensual y ligera de ropa. Total, que el editor gráfico ha optado por la carne frente al arte, que hay que amortizar el cheque.
Photoshop a pesar de tener 25 años
El tratamiento digital que se ha aplicado a las fotos no es demasiado intenso. Pero, como suele ocurrir, Photoshop hace acto de presencia. Katy aparece con las proporciones con las que normalmente la vemos y no se ha alterado mucho el aspecto de su piel. Al fin y al cabo tiene 25 años, se mantiene en forma, va maquillada y la iluminación en el reportaje está bastante cuidada. Lástima que no nos hayan ahorrado el recurso de plastificar su piel con el ordenador.
El fotograma que reproducimos aquí corresponde al vídeo de Esquire. Lo hemos captado a partir de su versión en alta definición  y a tamaño real, por lo que podemos ver el aspecto de la modelo antes de que se aplicase Photoshop. En ese primer plano observamos una gruesa capa de maquillaje que, no obstante, deja ver algunas 'imperfecciones', como unas ligeras arrugas en los ojos.
Nada grave, claro, pero en el papel Katy casi parece uno de esos dibujos ilustrados de 'pin-ups' de los años 50 que a ella tanto le gustan. Vamos, que la vemos más creíble y con mucho más encanto en fotos como la de la portada de su single 'Hot and Cold' o en las que se hace con el primero que la asalta por la calle.
De hecho, nos da la impresión de que para el fotógrafo de la sesión, Yu Tsi, un conocido de las revistas de moda, este no es precisamente el trabajo de su vida. Retratando a Lindsay Lohan para Muse se lo pasó mucho mejor.