Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bandeau, en busca del nuevo dos piezas

Un reto añadido a la operación biquini: este año se llevan los tops cortos, que dejen ver parte del ombligo. El estilo es versátil: desde el dulce camisero al neón más pop. La cuestión es atreverse. Por Florinda Chic
Prada y Dolce & Gabbana lo anticiparon con sus desfiles de primavera, y ahora las celebrities internacionales dan la estocada final para convertir el bandeau (literalmente: bandas sobre el pecho) en el top de moda de la temporada. Las versiones son infinitas: con flecos, con tirantes, de manga corta o fingiendo una camisita. Lo importante es que no pase del ombligo hacia abajo.
Huelga decir que es preciso tener un tipazo increíble, cultivado a base de gimnasio, para que la tripita que asoma entre la falda y el top luzca como debe ser. De eso sabe mucho Gwyneth Paltrow, que lució como nadie un Emilio Pucci negro con gasas que, a priori, parecía difícil de sostener. Fue, además, pionera ya que lo hizo el año pasado.
Coachella es el festival perfecto para descubrir la versión más informal del bandeau. Lo vimos en la piel de Vanessa Hudgens (en otro entorno podríamos confundirla con Pocahontas) y en un flecoso estilismo de Emma Roberts. Ambas eligen esa versión del top más próxima al biquini, donde también hace mella este verano.
Para empezar, Victoria's Secret ha incluido la prenda (con flecos y blanca, absolutamente sensual) en su colección para este verano. El conjunto cuesta poco más de 50 euros y recuerda un poco a los estilismos total white que también eligieron Rihanna (en su versión más lencera y atrevida), Emma Watson (¿estamos seguros de que no es realmente un biquini?) o incluso Selena Gómez, como recién sacada de los 70 con su dos piezas Dolce&Gabbana.
La versión pop del asunto la ejecuta Katy Perry. Ella no tiene vergüenza nunca, y menos para ajustarse un top verde flúor con gotitas de pintura cayendo. Solo apto para atrevidas. sJusto lo contrario a lo que (por una vez) hace Lana del Rey: buscar la versión más dulce con un efecto camisero impecable. ¿Los consejos de los expertos para conseguir lucir el estilismo como ellas? Mucho gimnasio, anticelulíticos, autobronceadores (si es necesario)... Desde luego es un reto añadido a la operación biquini.