Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obsesión estética: Chloe Lattanzi, la hija de plástico de Olivia Newton-John

hija OliviaTon Vilanova

Cuando Olivia Newton-John tenía 30 años nos hizo creer a todos que aún iba al instituto al interpretar a la dulce y adolescente Sandy en 'Grease', el musical que convirtió a esta rubia australiana en un mito. Justo esa edad tiene ahora mismo su hija, Chloe Lattanzi, una auténtica Barbie de plástico que se ha gastado más de 415.000 dólares en operaciones estéticas e intenta triunfar en el mundo de la música tras superar su adicción a las drogas y la anorexia. El apellido pesa, en este caso con kilos de bótox.

La gente se imagina que vivir en la casa de un famoso es como estar en ‘Xanadú’. “Un millón de luces están danzando y tú eres una estrella fugaz” decía la canción que popularizó Olivia Newton-John en el musical de principios de los 80 y donde conoció a su primer marido, el actor norteamericano Matt Lattanzi, once años menor que ella. 
Fruto es esta relación nació la pequeña Chloe Rose, en 1986, y aunque todo fue bien durante los primeros años la vida les deparaba una sorpresa: a Olivia le detectaron un cáncer de mama que le impidió seguir su frenético ritmo laboral y que marcó su matrimonio, que acabó en divorcio.
La pequeña Chloe Lattanzi se crió delante e los focos, soportando una "inmensa presión" como ella misma aseguró hace unos años en una entrevista: "Empecé a estar en el candelero, bebiendo todas las noches, y después me introduje en la coca, y todo eso de repente me quitó el miedo y la depresión, por lo que se volvió imprescindible y empezó el ciclo".
hija Olivia
Obsesionada con su físico
La joven tuvo que ser ingresada durante siete meses en un centro de desintoxicación para combatir el abuso de alcohol y cocaína. Durante su adolescencia ya había padecido anorexia, lo que Olivia sabía que su hija necesitaba un gran apoyo por su parte.
Según publican los medios australianos, Olivia está "desesperadamente preocupada" por el gran cambio físico que ha pegado su hija en los últimos meses. Labios, pechos, nariz, pómulos, costillas… el aspecto de Chloe Lattanzi poco o nada tiene que ver con la chica que era hace tan sólo un par de años. La misma publicación estima que este proceso de transformación le ha costado unos 415.000 dólares, lo que serían unos 370.000 euros.
hija Olivia
"Esta totalmente obsesionada por conseguir el cuerpo de la Barbie, para ella nada es suficiente", asegura una fuente cercana a la familia.
Al parecer se ha puesto labios, ha arreglado la forma de su nariz, se ha subido los pómulos, usa el Botox para disimular las arrugas, ha aumentado sus senos y se ha quitado las costillas flotantes para tener una cintura más acentuada.

Come here peanut. Do you see her cute little butt running away from mama! Haha🙈

Una foto publicada por Chloe Lattanzi (@chloelattanzi) el


"Tener los pechos grandes no te hace estúpida"
Chloe Lattanzi asegura en su Instagram que todo es fruto de la naturaleza y de una serie de productos cosméticos que ella anuncia en su cuenta. Bueno, en los labios reconoce que "hace unos años" se inyectó algo… aunque siempre ha tenido la boca grande. 
Ella no cree que el resto de la Humanidad seamos tonta, ni mucho menos, solo que le gusta generar cierta controversia. Las imágenes de su Instagram son siempre muy sexys y ante las críticas lo tiene claro: "Tener los pechos grandes no te hace estúpida". 
Mientras compartía una imagen en bikini se marcaba todo una alegato a favor de las curvas: "No tener vergüenza de tu aspecto te hace fuerte. Hay que aceptarse y amarse a uno mismo (…). Llamar a la gente estúpida por tener grandes pechos, te hace ignorante. Celebro la existencia de mujeres seguras de su atractivo".
'You have to believe'
Cree, eso es lo que nos hace falta y es lo que nos canta Chloe en el que es, por el momento, su único éxito musical (y gracias a que sale mamá). 'You have to believe' es una canción de 2015 que alcanzó el primer puesto en el Billboard Hot Dance Club y que la convierte en una cantante en ciernes.
Te creas o no su belleza natural, Chloe ya ha saltado a la primera plana para quedarse y siempre puede hacer un disco de versiones de los éxitos de mama Olivia para marcarse una gira por todo el mundo. ¿Os la imagináis cantando 'You're the one that I want' enfundada en un mono negro muy ajustado? Un show.