Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Atención, drama: trucos e inspiración para elegir tus zapatos de boda

Mis fuentes de inspiración durante el drama de elegir zapatos de noviadivinity.es
Supongo que el 75% de los que hayáis leído lo de drama en el titular habréis pensado que seguro que soy una 'tiquismiquis'. Pues os equivocáis. Según la RAE, 'tiquismiquis' es 'la persona que tiene escrúpulos o reparos vanos o de poquísima importancia', y perdonad que os diga, pero elegir zapatos de novia no es algo para tomarse a la ligera. El calzado es lo primero que debes escoger después del vestido (te lo exigen para cortar el bajo del traje) y lo que es más importante: al decidir el tipo de tacón, el color y el estilo del calzado, estarás acotando qué estilo de novia quieres ser.
Probablemente mis zapatos asomen poquísimo y, de las pocas veces que se vean, nadie va a reparar en si van en consonancia con el resto del look y con la propia boda. Pero nadie puede negar que una alpargata es inadmisible en una boda urbana, del mismo modo que unos peep toes no casan con una boda en la playa. 'Sexo en Nueva York' me da la razón: nos acordamos más del zapato con el que Mr. Big pidió matrimonio a Carrie Bradshaw que del propio vestido de boda.
zapatos
Los icónicos zapatos, en Pinterest.
En mi caso, sólo me había prometido no llevar los clásicos zapatos blancos de novia. Pero si algo he apendido organizando mi boda en seis meses es que nada es tan sencillo como parece. ¿Que quiero llevar labios y uñas de un rojo pasión? Pues me olvido de los zapatos rosa pastel. ¿Que se me antoja un tocado vintage, de oro viejo? Entonces tengo que dejar de echarle el ojo a sandalias de plataforma plateadas. ¿Que me imagino con un ramo de flores rebosante de colores vivos? Pues quizá no encaja con unos salones de un delicado color lavanda.
Así he estado unos cuantos días, tratando a marchas forzadas de enamorarme de unos zapatos que no dieran al traste con el resto de mis ideas estilísticas, que por otro lado no son nada sólidas. Tras tres semanas dándole vueltas al asunto -nótese que tardé menos en elegir vestido que zapatos-, ya tengo mis tacones. Y he de decir que me encantan.
Os enseño algunos de mis favoritos de redes y contaros lo que he aprendido hasta el momento:
1. ¡Viva el glitter y las plataformas!
zapatos glitter
Zapatos de novia, vía Pinterest.
Cada vez se lleva más el 'brilli brilli' en el calzado nupcial, que particularmente me vuelve loca. Para mí, estos zapatos dorados son la bomba y le van a la perfección a casi cualquier look bridal. El único inconveniente es que no tienen nada de plataforma, que para las que no estamos acostumbradas a las alturas, es importante.
2. Bicolor y personalizable, el no va más del DIY

Una foto publicada por K E L I & S A L O (@kelisalo) el 18 de Ene de 2016 a la(s) 5:28 PST

Rosa, dorado, con plataforma y tacón gordito. No me digáis que éstos no son monísimos a la par que pintan cómodos. Y son de Keli Salo, un negocio en Madrid que se dedica a hacer lo más puntero en zapatos de novia, que es dejar que los customices. Así, sobre un mismo tacón, puedes elegir distintos tipos de pieles y cientos de colores para hacerlos más tuyos y que encajen a la perfección con lo que vas buscando.
3. Mejor si son cerrados al talón
zapatos de color
Zapatos verdes y cerrados al talón, de Pinterest.
La diseñadora de mi vestido me dio sólo un consejo para el calzado, y yo os lo transmito por si resulta útil: que las sandalias fueran cerradas en la parte trasera, para evitar que las telas del vestido se cuelen entre tu talón y el zapato. No sé cómo de importante es esto en realidad porque no tengo experiencia como novia, pero sí que me di cuenta de que la mayoría de sandalias propiamente hechas para novia seguían esta pauta.
Si habéis llegado hasta el final del post esperando que os adelantase cómo son mis zapatos, siento decepcionaros pero no pienso dar ni una mísera pista. Sólo me queda desear suerte a las indecisas... y pedir consejo a las expertas: ¿Os resultó cómodo el tacón del día de vuestra boda? ¿Los domásteis días antes en casa para amoldarlos a vuestros pies? ¿Os los seguís poniendo o están guardados de recuerdo? ¡Yo seguiré informando de mis avances!