Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cuando Abraham Mateo vuelve a ser solo el hijo adolescente de Susana

Abraham, foto a fotodivinity.es
Iba a ser un cuestionario rápido. Preguntas cortas y respuestas ágiles. Abraham 'apadrina' la serie adolescente 'Yo quisiera' en Divinity y nos hace un hueco en su agenda milimetrada de fenómeno fan. Y sucede. Hay veces que en las entrevistas se cuela un momento de emoción y aparece el ser el humano que hay detrás del engranaje, las actuaciones y las redes (904k en Twitter, 755k en Instagram y 4.5 millones de seguidores en Facebook). En este caso, un chaval de 17 años con su madre sentada a dos metros. Estamos en la flamante sede de Sony en la Castellana, 11 de la mañana, llevamos varias preguntas y llega esta:
-¿Qué persona te ha marcado más en tu vida?
Abraham se queda callado y mira a Susana, su madre. Luego dice:
-Me marcó mucho mi abuelo Emilio, que murió la semana pasada… me enseñó muchas cosas.
Y a su madre se le caen un par de lágrimas y a él le brillan los ojos. Silencio. Estamos a punto de parar la charla. Pero seguimos. Todo el mundo (él mismo, la entrevistadora, el responsable de márketing, que a veces hace de estilista, el de prensa de la discográfica) intenta levantar el ánimo cambiando de tema, pero todo está enrarecido. Hablamos de sus ídolos, de que consiguió conocer a Michael Jackson, hasta que llega esto:
-¿Tu plato favorito?
¡La pizza casera que hace mi madre! Eh, mamá, ¿cómo la pones tú con la masa, y echas el tomate, el atún, las 'salchichitas', el queso, el orégano? Así calentita, ¡está increíble! ¿A que sí, mamá? ¡Buenísima! Como una pizza de madre no hay nada.
Y ahí sí. Ahí es cuando su madre se recompone y los dos se sonríen y podemos seguir de verdad. Esto es lo que nos contó Abraham antes y después de volver a ser solo el nieto de Emilio y el hijo de Susana y Antonio:
Abraham, foto a foto
¿Lo mejor de ser Abraham Mateo?
Te podría decir ligar con chicas, pero eso no te lo voy a decir (risas). Viajar y conocer gente.
¿Ligas mucho?
-Sí, se liga mucho (risas), pero a mí lo que me gusta es viajar.
¿Y lo peor?
La verdad es que no le veo nada negativo. A lo mejor estar tanto tiempo fuera de casa, de la familia y los amigos.
¿Eres casero?
Mucho.
¿Cuántos días al año pasas en casa?
Ahora mismo muy pocos, pero soy casero de corazón.
¿Cómo te definirías en tres adjetivos?
Romántico, muy creativo y divertido.
¿Qué te regalaste con tu primer sueldo?
En realidad todo eso del dinero lo llevan mis padres, así que no lo recuerdo. Pero el último capricho que tuve fue una guitarra así pequeñita para poder componer en los aviones y los hoteles, para tenerla en los viajes siempre conmigo.
¿Una cosa importante que te haya enseñado tu padre?
La constancia. El ensayo diario es una cosa muy importante para mí y eso me lo ha inculcado mi padre. Siempre me ha dicho que hay que currar.
¿Y tu madre?
A rodearme siempre de gente buena. Hace mucho tiempo me dijo algo que no se me ha olvidado nunca. Me dijo: ‘Disfruta de una forma sana y sabiendo lo que haces’. Y eso se me viene siempre a la cabeza.
Porque hay muchas tentaciones por ahí, ¿no?
Claro, hay que tener cuidado.
Un planazo para hacer con tu hermano
Jugar a la Play en invierno, en bata los dos, comiendo polvorones.  
¿Existió 'Señorita'?
No (risas), en verdad no. Estaba todo en mi cabeza. Era imaginaria.
¿Te han roto alguna vez el corazón?
Sí, y se pasa muy mal (risas). Me ha servido para componer, aprovechar ese dolor y ese sentimiento para escribir, pero tienes un bajón todo el día muy grande. Se pasa mal cuando estás unido a una persona y de repente te la quitan… o se va ella.
¿Estás curado ahora?
¡Curadísimo! (risas)
Abraham, foto a foto
¿El sitio más raro donde has bailado?
Voy a todos lados bailando. Quizá un baño. O una azotea y un avión.
¿Cantas en la ducha?
Siempre, es pecado no cantar en la ducha.
¿El mejor piropo que te han dedicado?
Me dicen piropos a cada segundo, así qu eno sé. El más bestia fue ‘te haría gemelos hasta que te salieran impares’.
¿Tu camiseta favorita?
Me suelen gustar lisas, blancas o negras. Ahora mismo mi favorita es una negra con las mangas ni cortas ni largas y un corte muy raro.
¿Eres presumido?
Mucho.
¿Cuánto tardas en peinarte?
A lo mejor no me crees, pero me levanto así, peinado. No tardo mucho: un poquito de gel y secador y listo.
Tienes muchos fans, pero ¿de quién eres tú fan?
Michael Jackson, que lo conocí, Bruno Mars, la música latina como Camila, Luis Fonsi… Sobre todo los artistas de baladas.
¿Tienes alguna manía al componer?
Suelo hacer la melodía y la letra a la vez. Y últimamente más con mi guitarra nueva que con el piano. Y me lo produzco yo en el ordenador. Siempre estoy con el móvil, grabando melodías. No soy de escribirlo en papel, siempre lo escribo en el teléfono. Y me inspira leer poesía.
¿Cuál es tu poeta favorito?
Lorca.
Una serie
'Aída' y 'Yo quisiera'.
Libro
'El Principito'.
¿Qué haces nada más acabar un concierto?
Celebrarlo con mi equipo. Vamos al hotel y voy a la habitación de los bailarines y jugamos a juegos del móvil y estamos riéndonos.
¿Echas de menos poder salir a la calle?
No me da tiempo a echarlo de menos. Me gusta mucho lo que estoy viviendo y lo estoy disfrutando todo a tope.
¿Cómo te ves dentro de 10 años?
Me gustaría hacer una gira mundial, viajando muchísimo y haciendo lo que más me gusta, que es cantar y componer. Y estar más asentado en mi sitio para poder pasar más tiempo con mi familia. ¿A que sí, mamá?