Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ferran Adrià: "Este libro es mi modo de llevar la filosofía del Bulli a los niños"

adriadivinity.es
La albóndiga que Hulk convirtió en hamburguesa, un fricandó para que los personajes de Frozen entren en calor, globitos voladores de pollo de 'Up', tortilla de chips de Michey… Y así hasta 60 recetas para hacer, eso sí, a cuatro manos. Padres e hijos juntos, compartiendo un rato (ese tiempo tan importante) con la excusa de amasar, cortar, cocer, experimentar. Ferran Adrià se ha aliado con superhéroes, princesas y guerreros de las galaxias en 'Te cuento en la cocina' para enseñarte a cocinar jugando. Además, el libro es interactivo, va con una web, vídeos y, dentro de poco, una app. ¿Sabías que un tomate no es algo natural? Pues eso. 
¿Qué es 'Te cuento en la Cocina'?
Quizá el proyecto más importante de mi carrera. Tener de prescriptores a todo el mundo Disney es increíble y este no es solo un libro de cocina, es una manera de llevar la filosofía del Bulli a millones de personas y, entre ellas, a los niños. Pero de una manera fácil, claro, no podíamos entrar con toda la artillería y lenguaje complejo y técnicas complejas.  Hemos conseguido, entre otras cosas, decirle a las personas que esto (coge un tomate) no es natural, es artificial. Natural es solo lo que está en la naturaleza, y esto el hombre lo ha modificado. Con lo cual lo artificial no siempre es malo, que es lo que pensamos todos. El tomate natural de verdad es mucho más pequeño que este, está en los Andes y es incomestible.
nn
Tu mundo es la creatividad y no hay seres más creadores que los niños. ¿Qué te han enseñado ellos?
 Yo no tengo niños, pero con mis sobrinos y demás, lo que intentado es entenderlos. Si he aprendido algo es que es genial cuando algo les gusta, así que hay que aprovechar eso que les gusta para enseñarles otras cosas. El concepto de aprender jugando es muy importante. El proyecto es un ecosistema educativo donde papás e hijos se educan juntos. Por primera vez hay una generación de niños que les dicen a sus padres lo que es sano y no. Eso no había pasado antes. Hay cientos de cosas como lo del tomate, que nos sirve de excusa para que luego entren en una cocina y se coman uno.
¿Cómo la albóndiga que Hulk convirtió en hamburguesa?
Efectivamente, ahí hemos trabajado el hecho de una hamburguesa que no llevase pan, para niños con sobrepeso. Es el modo de comerla sin hidratos y utilizando una buena carne en vez de una mala. ¿Qué es lo más prohibido? El kepchup y la mosta, pero hay otros elementos que pueden ser muy sanos, como esas proteínas. Es importante no prohibirlo todo, te aceptarán el juego, pero no si les lías mucho y deja de estar rico.
¿Un par de trucos para hacer la cena con ellos después del trabajo?
¡Que jueguen! Si van a comer huevos fritos, que se pongan uno cada uno en su plato, y que jueguen a untar, romper, a colocar diferente. Y que cada uno pruebe un poco de cada. Lo importante es que cada uno detecte lo que le gusta. Hay que hacer lo que le gusta: si le gustan diez hortalizas y hay cuarenta, no le des las cuarenta. Dale las diez y luego mete otra y otro poco a poco.
¿Cocinabas con tu madre o con tu padre?
No, ni yo ni mi hermano Albert. Somos las personas de éxito, quiero decir, a los que les ha ido bien en su profesión, menos vocacionales de la historia. No nos gustaba ni comer ni cocinar. Es algo muy difícil de ver en otra disciplina. Es muy curiosa. Muchas escuelas de negocios han estudiado el caso del Bulli, pero eso no lo hemos llegado a entender… Seguramente hubo algo, en algún momento indeterminado, que me hiciese preguntar por el porqué de las cosas. Y empecé a partir de ahí el camino.
adria
Entonces eres el más indicado para ayudar a un niño, que nunca ha entrado en la cocina, a hacerlo…
Puede que sí, pero ahora todo ha cambiado. Los niños conocen a los cocineros. Es increíble. Salgo en la tele pero tampoco tanto, y aún así algunos me conocen. Y al Bulli, que se ha convertido en un genérico. Coges el periódico, abres política y puedes leer: 'deconstrucción como el Bulli'. Es muy interesante observar cómo se hace referencia a ello como un genérico siempre que se habla de innovación.
¿Qué tal vestido de cocinero otra vez?
En cinco años no me había vuelto a poner la chaquetilla en público. Nosotros no estamos ahora en la cocina. Bueno, no estábamos, estamos ya por volver… Ahora estamos centrados con la Bulli Fundation en la eficiencia y la innovación. Este libro es un proyecto súper innovador y estamos visualizando hasta el futuro.
¿Cuándo volvéis?
Estamos volviendo (risas).
¿Has cumplido todos tus sueños?
Hay que tener retos, no solo sueños.