Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Huecco trae nuevo disco y 18 kilos menos: "Lobbo es pura tentación"

adriadivinity.es
Se ha levantado a las cinco y media de la mañana para ir a nadar antes de la entrevista. Llega activo, vital. Un día, hace tres años, decidió que necesitaba darle un respiro a su salud para no llegar "tan asfixiado" a los conciertos. Así que se puso a hacer. Solo eso: voluntad y poco a poco. Comer bien, deporte, chutes de endorfinas. Todo, mientras iba componiendo su nuevo disco, que tiene por título 'Lobbo' (también con doble consonante, como su nombre), por tema la tentación y por ritmo su 'rumbatón-rumbia'. Lobezno tiene ahora una guitarra.
Nueva imagen, nuevo disco… ¿todo nuevo?
Queríamos rompen un poco con lo anterior, pero no a nivel musical. Habrá un nuevo Lobbo en el escenario, pero cantará los nuevos temas y los antiguos.
¿Cómo se pierden 18 kilos?
¡Que se dice pronto! Pues con voluntad. Pero lo más importante es que han sido a lo largo de tres años. No las barbaridades que hace mucha gente con las dietas milagro, que desaconsejo de lleno. Pierden diez kilos en tres meses y luego viene un efecto rebote enorme, que hace que ganen diez más. Se trataba de ir muy poco a poco. En tres años no es tanto, solo hay que echarle voluntad e ir poco a poco.
adria
¿Por qué decidiste hacerlo?
Sobre todo por salud, por encontrarme mejor y no ir tan asfixiado a los conciertos, que físicamente son muy exigentes. Necesitaba estar con más 'power'. Decidí perder algo de peso y de la que fui haciéndolo, me vi más ágil mentalmente, más conectado a la vida. Luego ves músculos que antes no había y te vienes arriba un poco más, así que sigues. Tiene lógicamente consecuencias estéticas, pero lo importante es la salud.
¿Ligas más ahora?
No especialmente (risas).
¿Sigues haciendo deporte ahora?
Ya lo he integrado en mi vida, hoy por ejemplo me he despertado a las cinco y media de la mañana para poder ir a la piscina antes de venir a la entrevista. He colgado una foto con las gafas y todo (risas). Me sirve para estar más ágil, más enérgico. Chute de endorfinas. Me gusta llegar a hablar de mi disco con las pilas puestas.
¿Continúas con el sonido que te inventaste, la 'rumbatón' y la 'rumbia'?
Sí, 'Lobbo' es una rumbia, de hecho: la mezcla de cumbia latina con rumba española y guitarras tipo Tarantino. Todo el disco sigue teniendo mi sello. Conservo cosas y cambio cosas para innovar, algo que la gente agradece.
¿Cómo nació el tema 'Lobbo'?
Del deseo. Es pura tentación. Me gustan los límites, el juego, el voy pero no voy. ‘Me está mirando, pero ¿qué quiere decir?’. Es un tema que hice a una mujer y sobre cómo vives al límite la tentación.
¿Mucho 'ella', no?
Sí, en mis discos hay mucho ‘ella’ siempre. Me viene la inspiración en cualquier lugar, además. Una conversación, una mirada en un tren…
adria
Deporte mañanero, tentación, canciones con ritmo: ¿eres muy de 'chutes' de emoción?
Bastante, la verdad. Aunque creo que le pasa a todo el mundo. A lo mejor está todo ahí y un artista lo simplemente lo capta y lo convierte en algo. A veces te llevas decepciones, también es verdad, y lo que crees que es una mirada, pues no (risas).
¿Te ha pasado?
¡Sí! ¡Y ante la duda, retirada a tiempo siempre (risas)! Una cosa es la realidad y otra lo que tú te imaginas pro dentro. ¡Ante la duda, canción! Cuentas lo que quieras, lo sacas fuera y listo.
¿Tu tema favorito de este disco?
Depende, he intentado hacer una paleta de colores. Le tengo cariño a Carla, una activista amiga que perdió la vida en el accidente de tren de Santiago. Ella iba con su furgo a rescatar a mujeres maltratadas y les dejaba en un lugar seguro. La ayudábamos con mi fundación, esa furgoneta se la donamos nosotros, de hecho. El tema se llama ‘Jardín de rosas’ y se la debía. Otra casi heavy metal, que va mucho con mi primera etapa musical…
¿Sigues con la Fundación?
Sí, eso sigue ahí. Ahora estamos intentando conseguir aceite de oliva para unas familias que necesita alimentos, porque no es tan fácil lo del aceite. También conseguimos un poco para potabilizar el agua de un pozo en Haití. Son pequeñas acciones y muy concretas, si nos perdiésemos en la inmensidad del mundo no haríamos nada.
¿Renovarse o morir?
Siempre. Más con la sobre exposición que hay ahora. Siempre apelo a la humildad del artista cuando trae su trabajo nuevo: ¿por qué crees que te van a estar esperando? ¿Por qué a ti? Si hay miles de artistas buenísimos. Hay que ganarse a la gente con tu trabajo cada vez. Y cada disco es partir de cero.