Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

‘Braless’, sin sujetador: analizamos la nueva tendencia libre de las famosas

bralessdivinity.es
Aunque no estemos en los años sesenta, una tendencia rescatada del activismo feministas de esa época se ha instalado en pleno siglo XXI: la de no llevar sujetador. Hoy esta actitud no trata de reivindicar nada, no es más que un recurso estético que abanderan algunas famosas como Cara Delevingne o Kim Kardashian. Estos y otros nombres ‘vips’ dejan claro que no es una cuestión de volumen pectoral ni un artificio reservado para la noche. Analizamos las reglas de estilo de esta nueva ‘celeb-tendencia’
Las ‘super fan’
braless
Nos gusten más o menos los estilos de Cara Delevingne y Kim Kardashian, es indudable que rompen moldes. La primera, sin ser la más alta (las malas lenguas le adjudican 1,73 m y las buenas 1,77 m de altura) ni la más guapa, ni la de mejores proporciones se ha convertido en una de las modelos mejor pagadas del mundo.
La segunda ha conseguido una fama mundial en la que su trasero y el alarde que de él hace han tenido mucho que ver. Ambas, influyentes sí o sí, son abanderadas de la tendencia ‘adiós al sujetador’ lo que hace pensar que esta moda se extenderá como la pólvora entre el resto de las mortales.
En la calle
braless
A las famosas no les hace falta pisar la alfombra roja para alardear de su falta de interés por los sujetadores. Si Miranda Kerr lo deja claro con un vestido de escote profundo y camisa superpuesta, Gala González lo grita a los cuatro vientos con un chaleco que, a duras penas, esconde su anatomía.
El segundo ‘look’ te puede jugar malas pasadas, pues un tejido rígido no sigue los movimientos del cuerpo. Además, el recurso que utiliza la modelo de llevar una prenda superpuesta te puede echar un cable si te arrepientes en la calle de tu decisión de no llevar sujetador.
Con un ‘look’ masculino
braless
Tienes las de ganar si eliges un traje masculino, como puede ser el esmoquin, y lo acompañas de escotazo. Es como ponerte encima kilovatios de electricidad. De día apuesta por el blanco ‘oversize’ de Rihanna y fíjate en cómo controla su escote: tirando de la prenda con las manos metidas en los bolsillos.
Para la noche apuesta por siluetas más ajustadas, Constance Jablonski y Gwyneth Paltrow te dan la pauta para feminizar el traje masculino: tacón de vértigo, pantalón y chaqueta al cuerpo y, claro está, escote profundo.
La clave
braless
Para que un estilismo funcione, a menos que seas una experta, hay una pauta a seguir que consiste en equilibrar. En ocasiones hay que prestar atención a los volúmenes superior e inferior, en otras ocasiones hay que estar atentas a los colores y en el caso que nos ocupa, el equilibrio debe están en el patrón.
La clave está en buscar siluetas sencillas, que pongan el punto de mira en el escote y sólo en él. Apuesta por el blanco o el negro, como Rosie Huntington-Whiteley y Jennifer Lawrwnce, por vestidos sin artificios como el de Karlie Kloss e incluso por los tonos paste y el toque ‘sport’ de unos bolsillos como los de Jessica Chastain.
Los excesos
braless
Un escote profundo, en el que se pretende hacer hincapié en la falta de ropa interior, debe ser el protagonista del ‘look’, si utilizas demasiados recursos estilísticos el resultado puede llegar a ser nefasto. Alessandra Ambrosio, no contenta con que su pecho aparezca prominente entre las dos bandas que forman el escote, apuesta por enseñar también su pierna, su costado y las flores de su cabeza.
Emma Roberts , sin llegar al extremo de la modelo, se equivoca en la forma de su escote y en la “raja de su falda”. En cuanto al vestido de Megan Montaner, hay que preguntar al diseñador Stephane Rolland ¿era todo esto necesario?
La postura
braless
Ir sin sujetador de pie por la vida es sencillo. Mantener la espalda recta o, como ya vimos a Rihanna y Jessica Chastain, meter las manos en los bolsillos para mantener el escote en su sitio son dos trucos que te ayudarán a no enseñar más de lo necesario.
Pero cuidado con la postura al sentarte. Si llevas mucho escote, la ropa tiende a crear una bolsa precisamente ahí. Utiliza el recurso de Rihanna, pon las manos en el regazo  y tira de la prenda para que no se abra, de lo contrario te pasará como a Irina Shayk.