Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Después del ‘contouring’ llega el ‘strobing’: el maquillaje que ilumina tu rostro

strobingdivinity.es
Si a uno de los clásicos trucos de maquillaje le das un nombre, le sumas un hashtag y miles de entradas en Instagram con famosas y blogueras explicando en qué consiste, renace en forma de 'la última técnica de maquillaje', desbancando incluso a todas las anteriores. El 'strobing', lo último en redes, consiste básicamente en iluminar rostro destacando las facciones sólo con puntos de luz, una técnica básica de los maquilladores. La clave está en dar luz a las zonas que sobresalen de la cara como si estuvieran iluminadas por un foco. Te contamos las claves.
Los maquilladores de Kendall y Kim
strobing
Hoy una tendencia nace y se hace en internet y con el ‘strobing’ ha ocurrido lo mismo que con el ‘contouring’, se ha convertido en la estrella de las técnicas de maquillaje gracias a  la unión de algunos maquilladores estrella, una red social y un par de famosas con millones de seguidores: Kendall Jenner y Kim Kardashian.
La técnica de iluminar el rostro ha arrebatado el pódium al contorneado que arrasó en invierno por dos razones básicas: en primer lugar por la dificultad que entraña el ‘contouring’ y en segundo lugar porque el ‘strobing’, además de fácil, resulta perfecto para el verano. Con esta técnica se busca dar a la piel un aspecto saludable, fresco y luminoso resaltando rasgos como la boca, los pómulos o la nariz, las zonas del rostro que de manera natural quedarían iluminadas por la luz.
Tratar la piel
strobing
En primer lugar es fundamental preparar la piel hidratándola y posteriormente aplicar una base ligera tipo ‘BB cream’ o cualquier otra que aporte luz al rostro y de un color similar al de tu piel. Por esta vez hay que olvidar las bases mate pues se busca iluminar. Si tienes la piel grasa lo mejor es elegir cremas libres de aceites para que no aporten sebo, de este modo no aparecerán más brillos de los necesarios.
El segundo paso es el iluminador, lo mejor es apostar por uno líquido, que se debe aplicar en las zonas de la cara que capturan la luz: pómulos, puente y punta de la nariz, frente, mentón y en las zonas superior e inferior de las cejas. Si quieres dar volumen a los labios, aplícalo también en el arco de cupido (zona superior del labio).
Matificar
strobing
Una vez aplicado el iluminador hay que difuminarlo para que quede integrado de manera natural en tu maquillaje. Puedes hacerlo con las manos dando ligeros toques con los dedos o con una esponja de maquillaje. Finalmente con una brocha puedes matificar el rostro con polvos, pero siempre dejando a salvo las zonas iluminadas.
El resto de tu maquillaje
strobing
Para rematar el maquillaje no te excedas con los ojos y los labios, podrías saturar el resultado. Lo mejor es apostar por tonos naturales, tierra para los párpados y ‘nude’ para los labios. En el ‘strobing’ no está de más trabajar las cejas y las pestañas para dar profundidad a la mirada y si aplicas colorete busca un tono suave para no caer en el claroscuro del ‘contouring’.
Divinity Zen TV