Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Guía definitiva de brochas de maquillaje: cuál uso para qué y cuáles son necesarias

brochasdivinity.es
Ni una para todo ni todas para uno. En lo que a brochas de maquillaje se refiere, ni una sirve para todo ni todas sirven para lo mismo. Las diferencias de uso las marcan su composición -de pelo natural o sintético-, su forma -planas, redondeadas, en abanico, biseladas, en punta, ovaladas, kabuki- y su tamaño. Si no eres profesional no te hace falta un arsenal de brochas, hoy te damos las pistas para que elijas sólo las imprescindibles y empieces a usarlas de manera adecuada.
Qué es mejor, el pelo natural o el sintético
brochas
Pues depende de para qué. Las brochas de pelo natural, generalmente de mapache, marta, poni o cabra, son perfectas para aplicar maquillaje en polvo porque son suaves, resistentes y ayudan a captar y depositar más cantidad de producto. En cuanto a las de pelo sintético, habitualmente nylon, son las que debes usar para aplicar el maquillaje líquido u oleoso como correctores o bases. La razón es que absorben menos producto que el pelo natural, de manera que el maquillaje quedará depositado en la piel y no desperdiciado en el pelo de la brocha.
Qué diferencia hay entre los diferentes cortes
brochas
La forma de la brocha o pincel es determinante de su función. Aunque el listado de brochas y pinceles es casi infinito, los expertos proponen un kit básico de cinco brochas y pinceles que consta de los siguientes: dos pinceles de pelo natural para los ojos, uno para aplicar la sombra y otro biselado para delinear, un pincel de pelo sintético para el corrector, una brocha de corte redondo y pelo natural para aplicar todos los productos en polvo (colorete, polvos sueltos y polvos bronceadores) y una brocha de pelo sintético para la base. 
La Kabuki no es una brocha de afeitado
brochas
Las brochas kabuki son fáciles de reconocer: son cortas, redondas, muy pobladas y de forma abombada, muy parecidas a las brochas de afeitar pero de cerdas muy suaves. Nacieron para aplicar el maquillaje mineral pero se utilizan para todo tipo de maquillaje en polvo, aunque a la hora de usarla tienes que tener en cuenta su forma: al ser muy compacta vas a coger mucho producto de una vez, así que debes dar un par de golpes secos en el aire para sacudirla antes de aplicar el producto en la cara.  
La nueva locura beauty son las brochas ovaladas
brochas
Tienen una forma similar a la de un cepillo de dientes, con cerdas mucho más amables por supuesto, y se han convertido en la última locura del maquillaje (aunque existen tantas opiniones a favor como en contra). Su cabezal, en forma de cuchara está formado por cerdas sintéticas muy flexibles que ayudan a dosificar el producto para obtener un acabado natural. Una de sus virtudes es su mango ergonómico, que aporta comodidad a la hora de trabajar, y la otra es que sus cerdas reparten el maquillaje por toda la piel de manera uniforme y sin necesidad de trabajar en exceso el producto, dejando la piel muy natural. Sus diferentes tamaños permiten distintos usos: desde la base hasta el maquillaje de ojos y de labios.