Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El vestido de argolla, las botas de vinilo, ellos... 25 años de 'Pretty Woman style'

pretty womandivinity.es
El día 23 de marzo de 1990 se estrenaba ‘Pretty Woman’, la película que convirtió a Julia Roberts en la ‘novia de América’ y en la sonrisa mejor pagada de Hollywood. Cada una de los estilismos de Vivian Ward, cuyo vestuario es obra de la diseñadora Marilyn Vance, ha sido fuente de inspiración para editoriales de revista e incluso para los vestidos de la alfombra roja. Juntos estuvieron en ‘Today Show’ para celebrarlo y hoy, desde divinity.es, analizamos su influencia en la moda y la evolución de sus protagonistas 25 años después.
El vestido de la argolla
pretty woman
Con peluca rubia, un microvestido de dos piezas unidas por una argolla y unas botas mosqueteras de vinilo se presentaba Vivian Ward (Julia Roberts) ante un misterioso cliente, Edward Lewis (Richard Gere), y ante una legión de espectadores que la consagraron como una de las mujeres más deseadas del cine de los noventa.
Su primer estilismo marcó tendencia, fue referente de una época y tuvo secuelas. Famosas como Miley Cyrus y desconocidas han querido, al menos por unas horas, estar en la piel de aquella prostituta de cuento. Desde entonces hasta hoy también las revistas se han llenado de editoriales de moda a lo Vivian Ward, como el protagonizado en 2013 por Emma Watson para la revista GQ.
En la pasarela
pretty woman
Hoy el vestido de la argolla sigue siendo protagonista y no como disfraz de Halloween (lo llevó en una ocasión su sobrina Emma Roberts ) sino reinventado en prendas de alta costura por Raf Simons para Christian Dior.
En una colección ecléctica, llena de referencias a los años setenta, ochenta y noventa, se cuelan las botas de vinilo y el vestido de dos piezas con argolla. Un malabarismo estilístico que en nada se parece a la protagonista de ‘Pretty Woman’ y en todo puede recordar a ella.
El vestido negro
pretty woman
La transformación del estilo de Vivian Ward comienza con la ayuda del director del hotel y la elección de un vestido negro de encaje para su primera cena con Edward. La diseñadora de vestuario hizo una apuesta segura, escogió un ‘little black dress’ de encaje, un clásico que no falla.
Este modelo ha servido de inspiración a otras ‘vips’ para vestir en la alfombra roja. Escotes similares para sus vestidos de encaje negro han elegido actrices como Penélope Cruz o Michelle Williams.
El vestido de la ópera
pretty woman
Sin duda uno de los momentos y de los estilismos más recordados de la película es el de la noche en la ópera, con avión privado, collar y vestido rojo incluidos. La precuela de esta escena está en la visita de los príncipes de Gales a la Casa Blanca en 1985. La princesa Diana de Gales era el ‘icono royal’ de la época y fuente de inspiración para muchas mujeres. Con un vestido similar pero de color negro, dio la vuelta al mundo gracias al baile que se marcó con John Travolta.
Aunque el diseño original de Marilyn Vance también era negro, tras varias pruebas la diseñadora finalmente optó por el de color rojo. Desde entonces son habituales las comparativas de este vestido con cualquiera de color rojo que aparece en todo tipo de galas, pero sin duda el de Sandra Bullock es el que se lleva la palma.
El vestido de lunares
pretty woman
Cuando Edward tiene que llevar a Vivian Ward a un acontecimiento social, de nuevo la inspiración parece estar en la princesa Diana de Gales quien en más de una ocasión, carreras de Ascot incluidas, ha combinado vestido de lunares con zapatos de Chanel y sombrero.
Y buscando el estilo ‘lady’ Vivian Ward se presenta en sociedad, en un partido de polo, con vestido de lunares ceñido a la cintura, zapatos de Chanel y sombrero. Las secuelas han sido muchas, una de las últimas de la mano de Dakota Johnsson.
Cómo hemos cambiado: Richard Gere
pretty woman
Han pasado 25 años, entonces Richard Gere tenía 41 años y era un guapísimo actor con una carrera más que consolidada. Desde ‘Pretty Woman’ ha hecho mucho cine comercial, casi una película por año, y se ha casado dos veces. Su primer matrimonio, con Cindy Crawford, duró cuatro años y el segundo, con Carey Lowell a la que conoció en 1995, se está convirtiendo en un divorcio millonario.
Cómo hemos cambiado: Julia Roberts
pretty woman
Aunque no era su primera película, ‘Pretty Woman’ lanzó a una Julia Roberts de 23 años al estrellato. Su carrera ha seguido imparable desde entonces, con varias nominaciones y multitud de premios entre los que se incluye un Oscar. Tras una boda, un divorcio y varios romances, se casó con el director de fotografía Daniel Moder con quien tiene tres hijos. Esta temporada es imagen de la firma Givenchy con una campaña en la que aparece bellísima, serena y ¡seria!   

Divinity Zen TV