Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Estás avisada: vuelve el fouseau, el legging de tu madre con elástico en el pie

fuseaudivinity.es
Ahora le llaman Stirrup pero vuelve el Fuseau de toda la vida, ese pantalón con elástico en el pie que se supone que estiliza la figura. Aquella prenda sólo apta para modernísimas en los años 60 y que triunfó en los 80, ha vuelto a la pasarela con Versace y Balenciaga y, lo que es aún más grave, a la calle de la mano de las creadoras de tendencias más modernas y estilosas.   
Cualquier tiempo pasado fue igual de moderno
fuseau
Este tipo de pantalón tiene su origen en los años 30 y fue diseñado para el esquiador Hilarie Morand. Por su aire deportivo se convirtieron en los pantalones de las modernas de finales de los años sesenta y tuvieron su máximo apogeo en los años 80, esa década excesiva que tanto está dando que inspirar a los creadores actuales. Tener tantos años de historia hace que madres de todas las edades los recuerden con pavor, bien porque se los han visto usar a la suya, bien porque ellas mismas los han llevado puestos.
Versace, Marni y Balenciaga pasean el stirrup por la pasarela
fuseau
Parece que la pasarela está dispuesta a recuperar todos los horrores de los años 80 y 90, pues una advertencia a los diseñadores más jóvenes: les quedan tendencias para dar y tomar. La recientemente fallecida Sonia Rykiel, que de moda sabía un rato, hizo un guiño a los fuseau en su colección resort de 2013, le siguió Stella McCartney en 2014 y luego Paco Rabanne en 2015. Ninguno llegó a tiempo, era demasiado pronto y quedaron en el olvido. Esta temporada en cambio hay consenso en que es el momento oportuno de recuperarlo -lo han hecho Atelier Versace, Marni y Balenciaga- y en darle un nuevo nombre aún menos pronunciable: Stirrup.
Lo cierto es que Balenciaga está de buen año porque Demna Gvasalia, su nuevo director creativo -parte del grupo Vetements y gurú de toda moderna que se precie-, consigue convertir en tendencia todo lo que toca. Si la temporada otoño/invierno es el turno del fuseau/stirrup, para la próxima te esperan unas hombreras descomunales.
Entre la media y el pantalón, el legging
fuseau
Lo cierto es que esta tendencia, en sus distintas versiones, empieza a tener adeptas en la calle. Sarah Jessica Parker revolucionó a sus fans con estas medias azules tipo stirrup en la presentación de su nueva colección de ropa. Lamentablemente están agotadas, pero son de la firma American Apparel y seguro que las reeditan. La rusa Miroslava Duma los ha paseado en forma de leggings por todas las semanas de la moda celebradas entre septiembre y octubre y Rihanna ha elegido un mono firmado por Pascal Millet en una apuesta ‘todo al rosa’.     
A las reinas del street style las ha vuelto locas
fuseau
Curiosamente esta tendencia ha llegado a 2016 sin apenas modificaciones pues la mayoría de los stirrup que se ven en la calle (los que llevan Giorgia Tordini, Gilda Ambrosio y Pernille Teisbaek) parecen sacados del baúl de los recuerdos: elaborados en tejido strech, con una costura vertical en el delantero y sujetos por debajo del pie con una goma. Decían quienes entendían de moda que estilizaban mucho y sí, es cierto, estilizan a las mujeres altas y delgadas. Abstenerse las ni tan altas ni tan delgadas, hace cuerpo de pirámide invertida.
Los modelos de las tiendas low cost: legging o pantalón
fuseau
Los grandes del low cost, léase Inditex, H&M y Mango, esos que no pierden comba de ninguna tendencia por pasajera que parezca, han incluido los stirrups en sus catálogos, ya sean en versión legging o pantalón. Aunque en todo se parezcan a sus antepasados puedes darle un toque actual, lo único que tienes que hacer es lucir bien el elástico porque en 2016 hay que llevarlo por fuera del zapato (por cierto, si el zapato es blanco te anotas tres puntos). Palabra de Demna Gvasalia.