Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

De 'chof' a chic: ¡las chanclas de ducha pasan al 'photocall'!

chanclasdivinity.es
La moda tiene sus caprichos. Lo que antes era 'rarito' ahora es tendencia. Este verano, el ejemplo más claro son las chanclas de piscina noventeras, de rayas o personalizadas, un toque 'snob' al que ya se han sumado Katy Perry o Rita Ora. A nadie le extrañará que las lleves para ir a la oficina y te las dejes para la fiesta de después. ¡Hasta con calcetines a lo 'guiri' tienen su puntito!. Pero atención, las 'pool slides' no vienen solas, tienen una fuerte competencia en las Teva, las chanclas con tiras de velcro que se suman al 'más difícil todavía': convertir en 'cool' lo que antes fue hortera.      
Primero fueron ellos
chanclas
Fueron ellos los primeros que se atrevieron a usarlas en la calle. En octubre de 2012, al ir camufladas entre ropa de deporte, no llamaron la atención en los pies de David Beckham: podía ir a entrenar o ser una excentricidad más del futbolista. Lo curioso es que otros le siguieron y sacaron al asfalto un calzado propio de las piscinas y, en general, de los vestuarios de los gimnasios (la clásica advertencia de usar chanclas).
Al año siguiente, Justin Bieber llegó a ser noticia antes de un concierto sólo por su indumentaria. El llamado ‘Crime of fashion’, según el ‘Daily Mail’, consistía en una gorra de los Chicago Bulls y unas chanclas de Gucci de 160 dólares combinadas con calcetines rojos. Después dejaron de ser noticia y hoy es fácil ver a actores tan poco sospechosos de ‘fashionistas’ como Jake Gyllenhaal llevándolas hasta con traje de chaqueta, aunque sea en el descanso de un rodaje.    
Luego llegaron ellas
chanclas
Aunque los chicos la hayan usado primero, han sido las chicas las que han adoptado esta moda en masa. Al principio, como Iggy Azalea o Katy Perry, cerca del gimnasio y como parte del atuendo deportivo donde símbolos como los de Nike o Adidas encajan por naturaleza. Pero poco a poco este calzado se ha ido convirtiendo en un elemento diferenciador: están las que se atreven y las que no. Entre las primeras se encuentran Vanessa Hudgens y Rita Ora que las han alejado del ‘gym’ y combinado hasta con vaqueros.
Y después todos los demás
chanclas
Cuando las editoriales de moda con sus luces, sus modelos y sus poses, las ‘bloggers’ con sus estilismos y el ‘fashionismo’ en general con su poder se ponen de acuerdo en que algo mola, empieza a molar a todo el mundo. De repente las excéntricas chanclas de Beckham o el crimen de moda de Justin Bieber pasan a ser ‘el imprescindible’, sin que en ocasiones se tenga en cuenta que no es el Qué sino el Quién y el Cómo lo que de verdad mola de una foto. ¿Chanclas de piscina con calcetines? Pues depende de quién y para qué.   
El minuto de gloria
chanclas
Pero si algo no se le escapa a las grandes empresas es una tendencia a la que sacar rentabilidad. Si unas chanclas como el modelo ‘adilette’ de Adidas se convierten en el producto más fotografiado de la calle y vendido de la web, la marca consigue reinventarse con un modelo diseñado por Rita Ora e incluso se suma a la tendencia de personalizarlas a tu gusto eligiendo el color de fondo, de las bandas y de la suela. Eso sí, pagando un poco más. De pronto a nadie le sorprenden los estilismos de calle de Miley Cyrus y de Rita Ora, e incluso el ‘look’ de fiesta de Katy Perry.
La competencia
chanclas
Pero nada detiene el deseo de sorprender que toda ‘fashionista’ lleva dentro, así que este año le ha salido un fuerte competidor a las chanclas de piscina, son las sandalias de tiras de velcro, originales de la marca Teva, que en color caqui o marrón se pueden confundir con las del guiri que va por primera vez a la playa, pero que en colores vibrantes, en negras o en blancas resultan ser lo más.
Prometen convertirse en el calzado cómodo de chiringuito, playa, piscina, paseo, conciertos  y noches de verano, ya las lleves con suela plana, de plataforma o dentada, con o sin calcetines, en versión original, de lujo o ‘low cost’.