Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Yo me encuadro, tú te encuadras

cuadrosdivinity.es
Superada la moda de los que se inspiraba en el ‘grunge’, este año el estampado de cuadros se recicla y apunta a estilos más minimalistas y femeninos. Si buscas una apuesta segura, opta por el blanco y negro de la reina Letizia. Beyoncé juega al despiste combinando la camisa de cuados con prendas muy femeninas, aunque el estilo más ‘lady’ viene de la mano de abrigos y vestidos ceñidos al cuerpo. El tipo damero, ahora más pequeño, los cuadros difusos y los de tono pastel compiten con el tartán rojo de toda la vida. Los cuadros siguen de moda aunque los códigos han cambiado.
El minimalista
cuadros
Los cuadros más minimalistas se pintan con rayas en negro sobre blanco. Discretos pero muy efectistas, son uno de los estampados de la temporada. Muchas son las ‘celebs’ que se han apuntado a este estilo, entre ellas Olivia Palermo con un vestido de la firma francesa Chloé. Su atrevimiento, combinar los cuadros con bolso de pitón y sandalias de cebra, un malabarismo no apto para todas.
La reina Letizia, también ha apostado por este tipo de cuadros aunque en un ‘look’ mucho más discreto. El tamaño de los cuadros de su jersey, de la marca danesa Designers Remix, es más pequeño y sólo añade un color al estilismo: el rojo de sus zapatos de salón.     
Feminizar el tartán
cuadros
Aunque hemos dejado de lado la obsesión por el ‘grunge’, la camisa de estampado tartán sigue habitando nuestro armario. Olvídate decombinarla con los vaqueros desgastados y apuesta por llevarla en su versión más femenina. Por dentro del pantalón y marcando cintura, como Kim Kardashian que además añade el detalle de enseñar lencería, nadie te confundirá con una estrella del rock de los 80.
Si eliges llevar la camisa de cuadros con falda, nada mejor que el combo al que se apunta Beyoncé: falda lápiz con abertura, será la que ponga el punto sexy al estilismo, y botines negros con hebillas a modo de contraste. 
Cuadros ‘lady’
cuadros
En este punto el estampado pasa a un segundo plano siendo el patrón el que manda y, por supuesto, los complementos. La prenda que lleva puesta Helena Bordon, una mezcla entre chaleco y abrigo, así como el vestido ceñido al cuerpo de Michelle Docker tienen el rasgo común de resaltar la figura femenina.  Ambas deciden completar su ‘lady look’ con un ‘clutch’ y unos ‘stilettos’, los complementos más femeninos.
Los cuadros del colegio
cuadros
A más de una el estampado de cuadros le trae a la memoria el uniforme del colegio, eso sí, los llevaban en forma de faldita, de peto o de vestidito. Quienes quieran hacer un homenaje a sus tiempos de colegiala pueden apostar por los estilismos de Victoria Beckham o Taylor Swift. Un estilo muy Lolita que tiene grandes defensoras pero con un límite de edad muy marcado que nunca se debería sobrepasar.  
El damero diminuto
cuadros
Para quienes apuesten por este tipo de estampado hay que advertir que puede llegar a ser pesado y, a pesar de ser diminuto, cargante. Es capaz de dominar todo el estilismo por eso lo mejor es llevarlo acompañado de prendas lisas aunque Andreea Bogdan, fotógrafa y diseñadora de joyas, se atreve a mezclarlo con otro estampado de gran carga visual, la pata de gallo.
Más acertado es el estilismo de la modelo Dree Hemingway, se limita a una única prenda y la combina con accesorios lisos y de colores neutros que no sólo no compiten en importancia con el damero blanco y negro, le aportan el equilibrio que necesita.
Cuadros difusos
cuadros
Son los cuadros de estilo Alpino, suelen estamparse en tejidos de lana y se identifican con las prendas de abrigo. De aspecto masculino, son perfectos tanto para llevar sobre un vestidito, como Lou Doillon, como para rematar un estilismo casual como el de Alexa Chung. La británica, que este año colabora como estilista invitada de la casa Tommy Hilfigger, elige un abrigo de la firma en cuadros blancos y negros como básico ‘must have’ de la temporada.
En colores pastel
cuadros
Nada destroza más el mito rockero de los cuadros que su versión en tonos pastel porque son capaces de feminizar e infantilizar cualquier prenda. Estampados en abrigos fueron una de las propuestas de Stella McCartney en la pasada temporada otoño/invierno (copiados y versionados hasta la saciedad) y este año vuelven con igual o más fuerza.
En verde menta y a juego con la fala y la camisa, la modelo Portia Freeman juega a una de las tendencias de la temporada, el ‘matchi matchi’ o esa moda de coordinar todas las prendas de un estilismo. Por el contrario, el abrigo de Kylie Jenner sirve como contrapunto a sus ‘ripped jeans’ suavizando el estilismo 'destroyer'.
Puro tartán
cuadros
Si apuestas por el clásico cuadro escocés en tono rojo, puedes inventar nuevos manuales de uso. La diseñadora de joyas  Michelle Elie apuesta por el ya mencionado ‘matchi matchi’, una opción demasiado empalagosa aunque, sin duda, impactante. La directora de la revista Tank, Caroline Issa, acierta con su falda de gran abertura combinada con camisa y jersey lisos en contraste con unas sandalias abotinadas de estampado de leopardo. Divertido, arriesgado, moderno y con mucho estilo.