Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Va de uñas: Rojas, brillantes, mordidas... Asi es la manicura de las políticas

uñas políticasdivinity.es
Para los expertos, la manicura revela muchas pistas sobre la personalidad. El color del esmalte o la forma y el largo de la uña puede revelar diferentes rasgos de carácter: es sofisticada la mujer que elige colores de moda, práctica la que decide no llevar color, extrovertida la que opta por los oscuros, clásica la que prefiere la manicura francesa y segura sí misma la que opta por el tono natural. Analizamos las manos de nuestras políticas y las encontramos para todos los gustos, aunque la sorpresa llega cuando miramos al extranjero.
Uñas de color
uñas políticas
Las uñas más ‘fashion’ del panorama nacional son las de Cristina Cifuentes. La candidata del PP a la presidencia de la Comunidad de Madrid, que muy a menudo ha optado por una manicura en tonos rojos, este año se ha decantado por el negro. Este color, antes de aventureras y extrovertidas, ha dejado de ser rompedor y se ha convertido en un nuevo clásico pero para que resulte femenino la manicura debe estar siempre perfecta.
Ana Botella apuesta por el rojo, dentro de la gama de colores intensos es uno de los más clásicos del pantone, aunque tiene un toque de sofisticación y siempre resulta muy femenino y versátil pues combina con casi todas las prendas del armario y es apto para todas las temporadas del año.  
Manicura francesa
uñas políticas
Este tipo de manicura se realiza aplicando una línea de color blanco en el borde de la uña y posteriormente se cubre toda la superficie con un tono claro o ‘nude’. Aunque resulte curioso que apuesten por ella dos políticas tan dispares como Susana Díaz y Esperanza Aguirre, este tipo de manicura ‘de toda la vida’ está hecha para mujeres que no se quieren complicar la vida eligiendo colores y que buscan estar elegantes sin arriesgar, aunque hoy resulta algo anticuada.
Una capa de brillo
uñas políticas
Si no quieres ser esclava de tu esmalte pero te gusta llevar las manos cuidadas y con un toque femenino, optar por un ligero brillo o un tono nude son algunas de las mejores opciones para mantenerlas siempre perfectas. Soraya Sáenz de Santamaría y María Dolores de Cospedal demuestran su carácter práctico a la hora de elegir este tipo de manicura por ser discreta, versátil, de fácil mantenimiento y dar un aspecto cuidado y sano a las uñas.
Nada de nada
uñas políticas
Algunas políticas como Teresa Rodríguez o Rosa Díez optan por la manicura que menos dedicación requiere: las uñas cortas, de su color natural y ligeramente pulidas. Aunque tengas las uñas perfectas, el efecto natural se potencia con un ligero pulido que aporta un brillo suave a la uña haciéndola parecer más sana y cuidada. Este tipo de mujeres son aún más prácticas que las que utilizan brillo de uñas pues el mantenimiento sólo requiere hidratación diaria, limado semanal y pulido mensual.   
Uñas muy largas
uñas políticas
Para poder ver a mujeres que directa o indirectamente se dedican a la política con las uñas largas, hay que salir de nuestras fronteras. En el continente americano encontramos dos ejemplos: En el Norte Michelle Obama, primera dama de Estados Unidos y en el Sur Cristina Fernández de Kirchner, presidenta de Argentina.
La primera con unas uñas muy cuidadas en tono rosa que delata feminidad, dulzura y delicadeza, aunque la forma de la uña refleja una personalidad racional y controladora. La segunda en una afilada manicura blanca que a pesar del minimalismo del color reflejan un carácter al que le gusta llamar la atención
Uñas mordidas
uñas políticas
Las uñas mordidas de Angela Merkel delatan ansiedad, nerviosismo e incluso personalidad neurótica, aunque puede no ser más que un hábito que se adquiere en la infancia y del que cuesta deshacerse. Tenga o no su origen en un trastorno psicológico y con independencia de los problemas de salud que pueda llevar aparejados, estéticamente resulta poco higiénico, nada femenino y da a las manos un aspecto poco saludable.