Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cómo vestir de gris sin resultar aburrida

grisdivinity.es
Aunque es un color serio, el gris tiene estilo. Característico del armario masculino, de los hábitos de las monjas e incluso del llamado alivio de luto, no te dejes llevar por su imagen de aburrido. Feminiza los abrigos con un cinturón y el traje de chaqueta con un buen par de ‘stilettos’. Huye del vestidito aburrido, te contamos trucos de estilo para conseguir un ‘look’ atractivo. El gris es un lienzo para mezclar, probar, añadir o quitar.
El abrigo masculino gris
gris
Una prenda intemporal que vuelve a estar de tendencia es el abrigo masculino en las tonalidades clásicas: tierra, negro, azul y gris. Es indudable que llevado por una mujer aporta estilo, pero para evitar que el ‘look’ resulte demasiado sobrio recurre al truco de Olivia Palermo que le aporta una nota de color naranja con los puños de su jersey. Otra opción es feminizarlo ciñéndolo a la cintura, que es la apuesta de Giovanna Battaglia.  
El traje de chaqueta gris
gris
Esencialmente masculino, el traje gris se puede convertir en un básico del armario femenino. Para conseguir un estilismo atractivo combínalo con prendas básicas y con algún complemento llamativo: bolso, collar, zapatos o el sombrero de Kate Moss. También puedes elegir patrones renovados como la chaqueta corta y los pantalones ‘culotte’ de Candela Novembre, que aportan un aire más femenino y actual al traje masculino, sobre todo si los llevas con ‘stilettos’.
El ‘tomboy’ gris
gris
El estilo Diane Keaton se ha convertido este año en un referente para las colecciones femeninas, que han apostado por los pantalones ‘tomboy’: el clásico masculino de pinzas y en tejidos de sastrería. En la calle empezamos a verlos de la mano de editoras de moda como Bárbara Martelo y Capucine Safyurtlu. Si apuestas por este estilo es mejor que evites caer en la masculinidad absoluta calzándote un buen par de ‘stilettos’.
El vestidito gris 
gris
Si el llamado ‘little black dress’ resulta siempre perfecto, cuando el color lo cambiamos por el gris puedes caer en el más absoluto aburrimiento. Para que tu ‘look’ se venga arriba prueba a usar trucos de estilismo como el de Vanessa Traina, que lo combina con unos ‘leggins’ de cuero. Además, la sobriedad del color gris te permite arriesgar con el patrón y jugar con las asimetrías, los drapeados y los cortes estratégicos.
La falda gris
gris
La falda gris puede servir de lienzo para construir cualquier ‘outfit’, porque no es sólo lo que llevas, sino cómo lo llevas. El estilismo de Rihanna es mucho más que su falda larga, ha conseguido un ‘look’ porque la combina con la ‘bomber’, las zapatillas deportivas y el gorro de lana. En el otro extremo, Zoe Saldana da todo el protagonismo a su mini drapeada a la que no ha querido hacer sombra ni con la camisa ni con los zapatos, ambos en tonos neutros.
El jersey de lana gris
gris
Ya lo hemos contado, la lana es este año la estrella de la temporada. Un jersey grueso en tono gris podrás combinarlo con todo tipo de prendas. Puede ser el comodín de tu ‘look’ si lo llevas con tejidos llamativos como los metálicos, la apuesta ganadora de Alexa Chung. Otra posibilidad es hacer del jersey el protagonista del estilismo y llevarlo como Miranda Kerr: en versión mini vestido y con botas mosqueteras.
El gris mezclado con otros
gris
Cualquiera que sea la prenda gris que elijas, el truco que siempre funciona es combinarla con algo de color o con algún estampado. No necesitas un contraste excesivo pues sobre el gris todo se hace notar. Sarah Jessica Parker elige el tono azul y la estilista Aurora Sansone un estampado de leopardo, pero bastaría con el blanco para hacer un contraste que funcione.