Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cressida Bonas: amada por el Príncipe Harry, despreciada por Kate

Cressida BonasTon Vilanova
¡Tenemos nueva rubia en palacio! Que maravilla, los medios ingleses han montado fiestón, sobre todo a la luz de los últimos descubrimientos. Cressida Bonas viene de familia aristocrática, rica de nacimiento, es bailarina profesional, it-girl en la calle y ha hecho sus pinitos en la moda, donde es “inti” de Cara Delevingne. Con la que no se lleva nada bien es con Kate Middleton y todo por culpa de otro chico…
Cressida o Cress, como la llaman familiarmente, está a un 'tris' de eliminar a Pippa como la estrella más perseguida de la realeza británica y hacerse con la corona de 'it girl'. El culpable, el Príncipe Harry, al que dicen se le ve más enamorado que nunca con esta bailarina de sangre azul. Pobre Chelsy, con lo que se parecen físicamente.
“Inteligente, bonita y realmente divertida”, todo el mundo que la conoce habla bien de esta rubia de 24 años. Cressida es la pequeña de los cinco hijos que tuvo Lady Mary Gaye Curzon, hija del sexto Conde de Howe, y siempre ha estado en el círculo real. De hecho las celestinas de este romance han sido las hermanastras feas de Blancanieves, ejem, las Duquesitas de York Eugenia y Beatriz.

La presentación oficial se produjo hace casi dos años, aunque empezaron a tener más contacto justo después del ‘Henrygate’… sí, esas fotos del pelirrojo en pleno desfase en Las Vegas. Se vieron en el estreno londinense de la última entrega de 'Batman' y después pusieron rumbo al club Salon en Mayfair, donde según los amigos de Cressida sólo estuvieron hablando (aunque los tabloides rematan la historia con beso y algo más).

La primera noticia que tuvieron los habitantes de las islas británicas de esta relación se produjo con una escapada romántica en Los Alpes suizo, donde estaban practicando el esquí. A partir de ahí se les ha visto en festivales de música o bodas de amigos comunes pero nunca juntos. Harry está vez se está cuidando muy mucho de aparecer codo con codo con la joven… incluso de hacer sus míticas escapadas de soltero. ¿Habrá sentando la cabeza? Todo puede ser. Tampoco es que ellas sea una santa y en la juventud le gustaban mucho los chupitos y los torsos masculinos.
Esta reconversión del príncipe díscolo pone muy contentos a todos en Buckinham, haciendo que Cressida sea vista con buenos ojos por los miembros de la Familia Real… por todos menos por una, la Duquesa de Cambridge, Kate Middleton.

La historia viene de lejos. Cressida es hermanastra de Isabella Anstruther-Gough-Calthorpe, más conocida como Bella y actriz de profesión. Casada actualmente con Sam Branson, hijo del magnate Richard Branson, en el pasado pudo tener algo con el Príncipe Guillermo en una microrruptura con la que ahora es su señora, Kate.
Durante esa época de barbecho, Guillermo se obsesionó con Isabella, pero ésta le plantó por su actual marido. Así, los celos de la madre del Príncipe George hacia la hermana de Cressida tienen sentido y por lo tanto no le hace ni pizca de gracia emparentar con la familia su archienemiga.

Si a todo ello le sumamos que Kate está encantada con que Harry no pare de coquetear con su hermanísima Pippa, cóctel de odio y destrucción hacia la bailarina titulada (por la Universidad de Leeds). No sé que pasa en Londres pero nunca llueve a gusto de todos.
Ajenos a todos estos rencores, el hijo pequeño de Carlos de Inglaterra y la fallecida Lady Di se la ha llevado a África, a un romántico safari por  Botswana, lejos de curiosos y rodeados de amigos, incluidas las York. Safari + realeza: peligro. Aunque aquí los que buscan la presa son los paparazzis, ansiosos por tener la primera imagen de los tortolitos dándose cariño.
Ver más de: