Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Prince Jackson, el hijo del Rey del Pop, se enamora de una princesa de verdad

PrinceTon Vilanova
Érase una vez en un reino muy soleado llamado California, un apuesto príncipe llamado Prince (¿redundante?) que estaba muy triste. Prince perdió a su padre, el Rey del Pop, en un desgraciado incidente y de su madre no quería saber nada. Pero entonces, desde tierras lejanas, llegó al colegio una princesa de larga melena morena y ojos azabache llamada Remi y surgió el amor. Y todos los súbditos del reino nos pudimos enterar gracias a su cuenta de Twitter (@princemjjjaxon) que ahora el príncipe está feliz y enamorado. ¿Comerán McPerdices?
Llamándose Prince, siendo el primogénito del Rey del Pop y estudiando en el colegio más selecto de Estados Unidos, qué menos que una princesa como primer amor. Prince Jackson está disfrutando de sus primeras citas románticas a sus 16 y lo hace junto a Remi Alfalah, princesa de Kuwait.

Ambos se conocieron en The Buckley School, un exclusivo centro educativo de California donde se preparan para la vida adulta. Los jóvenes se han ido acercando poco a poco y ahora dicen son inseparables. Todo comenzó con un tímida cita para ir a jugar a los bolos el pasado 5 de abril. Ella llegó en un coche grande fuertemente custodiado por la seguridad kuwaití al lugar de la cita, sin embargo, como el príncipe valiente que es, Prince llevó de regreso a la damisela en su auto. Eso sí, al más puro estilo taxi, él conduciendo y ella atrás mirando el paiseje, ¿acaso no fue bien?

En su segunda cita acudieron al restaurante italiano Madeo de Los Angeles, uno de los más románticos de la ciudad de las estrellas. Aquí la cosa fue mejor: muy sonrientes, los herederos tuvieron gestos de complicidad e incluso salieron de la mano del establecimiento, según las imágenes que publica TMZ.com.

Como no hay dos sin tres y parece que Prince tiene buenas artes para la conquista, la chica cedió a acompañarle a una divertida tarde de karts. Después de las muchas pruebas gráficas que los paparazzis habían obtenido de la incipiente relación, esta vez fue Prince el que se sacó una foto con su chica y la subió a su Twitter (@princemjjjaxon). En ella, además de verlos muy juntos, podemos leer: “Todavía no puede conducir <3”.
Un mensaje que confirma que el primogénito de Michael Jackson ha dejado de ser un niño y se ha convertido en todo un galán adolescente, enamorado hasta las trancas de su princesa. Lejos quedaron los días de polémica en que su padre lo sacó al balcón, totalmente cubierto con una sábana, en un arrebato contra el acoso de la prensa rosa.

Un príncipe que no quiere a su madre
Pero en esta fábula no todo es felicidad. Estos días se reabre el juicio civil contra el médico que atendió a Michael Jackson durante el fatal episodio en el que el Rey del Pop perdía la vida. Días duros para Prince que vivió en compañía de su familia paterna y su hermana Paris, dos niños que emocionaron al mundo con sus palabras en el funeral de su padre.

Sin embargo, los hermanos ahora están más distanciados que nunca y el motivo no es otro que la relación con su madre biológica, Debbie Rowe. Al parecer Prince nunca le ha perdonado que le “vendiera” a su padre.
En 1999, Debbie aceptaba un trato por el que el Rey del Pop se quedaba con la custodia completa de sus dos hijos y ella percibía a cambio ocho millones de dólares y una casa en Beverly Hills. Más tarde, la madre biológica de los niños llegaba a un acuerdo con la madre del artista, Katherine Jackson, por el que podría tener visitas supervisadas.
Desde entonces, Debie quiere estrechar su relación con Prince y Paris, pero las dos partes no han reaccionado igual. Mientras Prince ignora a Debbie, Paris ha estado quedando en secreto con su madre en las últimas semanas, llegando incluso a celebrar juntas el decimoquinto cumpleaños de la joven.
Igual ahora Remi le hacer ver que en ocasiones, por amor, se renuncia a cosas de las que luego te arrepientes. Queremos ver a los Jackson unidos, que el pequeño Blanket (11 años) todavía necesita del afecto de sus hermanos mayores.