Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Así es la mayor enemiga de Taylor Swift

taylorTon Vilanova
Adorada por millones de fans, parece que Taylor Swift (@taylorswift13) no se lleva tan bien con sus compañeros, especialmente si hablamos del mundo del country. En Estados Unidos lo tienen claro:  hay dos bandos, los que apoyan a Taylor y los que van a muerte con Carrie Underwood (@carrieunderwood) pero, ¿en qué momento comenzó este enfrentamiento? ¿por qué no se pueden ni ver?

Como dos gallinitas en el mismo corral, Taylor y Carrie son dos divas que rivalizan por ser la artista más querida de ese género tan “cañí” como ese el country. A Taylor Swift siempre se le ha visto como la niña mimada, que tiene todas las puertas abiertas desde el comienzo y todos los productores y compositores quieren trabajar con ella. El resto, tienen que buscarse la vida y luchar por estar en las radios y los grandes escenarios, como Carrie, que arrancó su carrera en ‘American Idol’.

Parece que algo de envidia hay en las burlas que hace un año le propinó Carrie Underwood en una entrega de premios, haciendo mella de la ruptura de la joven con Conor Kennedy.
"Taylor siente que Carrie siempre es grosera con ella, así que prefiere mantenerse alejada de ella", reveló una fuente a Us Weekly. Desde entonces se han mirado siempre desde la barrera, sin cruzarse en las alfombras rojas o los escenarios. De hecho en la última entrega de los Grammy, la organización se las vio y se las deseó para que las dos tonadilleras (como diría Carlos Otero) mantuvieran las distancias.

Por supuesto, Taylor no se levantó de su asiento tras la actuación de su archienemiga, que encandiló a los asistentes con 'Blown Away' y un despliegue de proyecciones sobre su vestido bastante original.
Carrie, de 29 años, tira un poco de madurez con todo este asunto y le quita hierro: “Realmente me gusta ‘I Knew You Were Trouble'. Suena muy diferente para ella. Me gustó la ramificación, tratando algunos sonidos diferentes”. Sí, esto suena un poco irónico,  ¿verdad?

Más enemigos para Taylor
Tampoco parece que entre la prensa especializada tenga grandes afectos. El bloguero Bob Lefsetz la puso fina tras los Grammy de hace dos años: "Taylor arruinó su carrera con la actuación junto a Stevie Nicks. Ahora todo el mundo sabe que Taylor Swift no puede cantar", a lo que añadió "es muy joven para entender el error que ha cometido".
Claro que si Bob se pensaba que Taylor se iba a dar por vencida, iba listo. En una entrevista con E!News dijo que su tema 'Mean' es una respuesta a toda esa gente que critica todo lo que hace: "Hay críticas constructivas, críticas profesionales, y luego está ser simplemente cruel. Hay una línea que cruzas cuando empiezas a atacar todo de una persona". Swift acabó confesando que esta canción la compuso por la crítica que el señor Lefsetz le hizo. Donde las dan, las toman.

Los que no se libran de sus desplantes son sus ex parejas. A Joe Jonas se la tiene jurada desde que éste le abandonara por Camille Belle, a la que tampoco puede ni ver. Nada comparado a la inquina que le despierta Harry Styles (@Harry_Styles), su último romance y que también pasó de ella por las curvas de la modelo Cara Delavigne.

Si en los Grammy se las ingeniaron para evitar el choque de gatitas, en los Brit Awards ya han preparado un dispositivo especial para que Taylor y Harry no se vean envueltos en una "situación incomoda".
"Sin ninguna duda, Taylor y Harry estarán en todo momento alejados el uno el otro. Taylor tendrá el camerino cerca de Robbie Williams, Justin Timberlake, Mumford & Sons y del presentador, James Corden. Harry estará en otro pasillo, con una habitación más espaciosa para él y el resto de miembros de One Direction", reveló una fuente al periódico británico Metro.

Sobre todo después del mensaje encubierto que Taylor lanzó en los Grammy, cuando en plena actuación pronunció con acento británico la frase 'I love you so much' que le dice por teléfono la expareja a quien le canta Taylor. Ejem, vaya puñaladas se pegan estos chiquillos entre premios y actuaciones.