Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Irina española mola más

Irina SoldevillaTon Vilanova
Aprovechando que Irina Shayk está de veraneo con su look chica Bond, nos hemos buscado una sustituta patria y la hemos localizado. Irina Soldevilla es modelo, catalana, del Barça (para más inri) y una de las tops españolas que más trabaja en todo el mundo.
No es la novia de un futbolista ni tienes cientos de seguidores en Twitter como su tocaya, pero Irina Soldevilla se está haciendo poco a poco un nombre en la moda, a base de mucho trabajo e ilusión. A mitad de camino entre Barcelona y París, esta guapa catalana no tiene nada que envidiar a Irina Shayk e incluso resiste las comparaciones más odiosas.
 
Sí, somos malos todas las modelos posan con la cabeza inclinada, el pelo para un lado, el brazo levantado, la cadera para afuera, la boquita semiabierta…

No, no ves dobles. En cualquier caso hay que reconocer que son bellezas completamente diferentes. Irina no es la típica rusa rubia y escuálida, nada que ver, los orígenes tártaros de su padre le han conferido una piel morena que parece salida de la playa de Ipanema y que junto con los ojos claros de su santa madre rusa la convierten en una belleza irresistible.

Irina (la nuestra) es más fina, más elegante. Con su 1,78 m. de altura y unas medidas de 85-60-90, destaca en la pasarela por su largo pelo castaño y sus ojazos color avellana, con unos rasgos un tanto aniñados que también saben ser sexys y muy provocativos. ¿No os recuerda un poco a la también catalana Judit Mascó?

Marcas como Uterqüe, Simorra Custo o Revlon han contado con la catalana para ilustrar sus campañas, además de haber hecho reportajes para revistas como Marie Claire España, Woman Magazine o El País Semanal.  Aquí podéis ver algunas de las imágenes de su perfil en la agencia Traffic Models, a la que pertenece.
 
Para conocer a la Irina Soldevilla más íntima nos vamos directos a las redes sociales. Según su Facebook, Irina no está soltera, tiene una relación con un chico llamado Mario, bastante más anónimo que CR7. Además, está matriculada en la Universidad de Barcelona, estudiando psicología.

Lejos de los 300.000 seguidores del Twitter de @theirishayl, en la cuenta de Twitter de Soldevilla (@irinashh) apenas figuran 55 seguidores, cifra que seguro que sube como la espuma en breve. En su timeline podemos observar su pasión por la filosofía, por el escritor brasileño Paolo Coelho, por el FC Barcelona y por un capricho bastante raro en las modelos… ¡el helado!
Precisamente en la redes sociales es donde más la está liando Irina. No contenta con publicar en su Instagram una imagen donde deja poco a la imaginación, en los últimas días a tenido bronca con CR7 por subir una foto de su hijo, Cristiano Ronaldo Jr con un amigo. Con lo receloso que es Ronaldo para sus cuestiones familiares miedo nos da que Irina se quede sin su astro del balón…