Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lily James, una Cenicienta del siglo XXI que también sabe matar zombies

lily jamesTon Vilanova
Se podría decir que Lily James ha encontrado la horma de su zapato. Y es que aunque ya apuntaba maneras en 'Downton Abbey' como una auténtica lady, su papel protagonista en 'Cenicienta' la ha encumbrado al envidiable Olimpo de las princesas Disney. Sin embargo ésta es sólo la primera de las sorpresas que nos tiene preparada esta joven en la gran pantalla, porque lejos de encasillarse ha decidido apostar fuerte por una profesión que ama profundamente; sigue leyendo para descubrir sus futuros e impactantes proyectos.
lily james
Desde luego talento no le falta a la chica, pero si hay algo que destacar de esta inglesa de 25 años es su buen gusto; dos cualidades que la convierten en la Cenicienta del siglo XXI perfecta. A esto hay que añadirle una belleza natural innegable, unos outfits que brillan con más fuerza que sus zapatos de cristal de Swarovski en la película y un sentido del humor fresco y espontáneo, características fundamentales para ser un ídolo teen por derecho propio.
lily james
En la ficción cuenta con Richard Madden como su príncipe encantador particular, pero en la vida real lleva un discreto noviazgo con el también actor, Matt Smith, conocido por la serie más larga de todos los tiempos, ‘Doctor Who’.
Otra diferencia con el cuento es que Lily no tiene dos horribles hermanastras que le hacen la vida imposible, sino dos guapos hermanos que la apoyan en todos sus proyectos, como podemos ver en su Instagram (@lilyjamesofficial).
lily james
Lily James nació en Esher, hija del también actor y músico James Thompson (del que tomó su apellido artístico), así que su carrera le viene de casta. Estudió en el Arts Educational School en Tring, antes de mudarse a la City para continuar en el Guildhall School of Music and Drama donde se graduó con méritos en 2010.
lily james
Junto a la interpretación, otra de las grandes pasiones que no oculta Lily James son los animales; aparte de un gato blanco y negro de nombre Coco, al que no deja de fotografiar, por exigencias del guión se ha tenido que convertir también en una experta jinete.
lily james
En la gran pantalla ya se ha codeado con dos grandes dioses como Liam Neeson (Zeus) y Ralph Fiennes (Hades) en la superproducción mitológica 'Ira de Titanes'. Y ahora, maltratada por su madrastra Cate Blanchett y arropada por su peculiar hada madrina Helena Bonham Carter, afianza su carrera bajo la dirección de Kenneth Branagh.
Un currículum que no le ha restado nada de su naturalidad, como se observa en las entrevistas. Lily explica que su dieta a base de líquidos para evitar que los corsés le hicieron eructarle a su compañero de reparto en los momentos más inoportunos.
lily james
Seguro que a más de una le encantaría protagonizar el cuento de hadas de Lily James, aunque sólo fuera por vestir los diseños de Dior, Louboutin, Dolce&Gabbana o Elie Saab en sus últimas apariciones en la alfombra roja.
lily james
Sin embargo no es glamour todo lo que reluce ya que entre sus futuros proyectos están la teleserie 'Guerra y Paz' y 'Orgullo, Prejuicios y Zombies', que le obligarán a seguir interpretando con ropas de época, de comodidad cuanto menos dudosa. Y es que las cenicientas modernas tienen que estar preparadas para todo, incluso para matar zombies si llega el caso.
lily james
Muchos críticos la consideran la nueva Keira Knightley por su físico, su trayectoria meteórica y su versatilidad; aunque quizá la característica que más las une es la fuerza interior que ocultan bajo su dulce apariencia de niñas buenas. Sin duda alguna Lily James va a llegar muy lejos y nosotros no vamos a perdernos ninguno de los pasos que vaya dando en el trayecto. ¡Larga vida a la nueva Cenicienta! ¡Larga vida a Lily James!