Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lulu Figueroa Domecq, la ‘it girl’ por un mundo mejor

Lulu FigueroaTon Vilanova
Nieta de la condesa de Romanones, Lucila Figueroa Domecq se está haciendo un hueco en las revistas de sociedad gracias a sus acertados look boho chic y el magnetismo de su sangre azul. Lulu, como todos le llaman, es licenciada en Historia del Arte y pintora, además de una defensora nata de la vida natural: vegetariana, lo que más adora en la vida son sus perritas Mollie y Lora, que le sirven de inspiración para sus cuadros. Su chico, Adrián Saavedra, pone la música en sus exposiciones y, siempre que puede, un poco de emoción jugando al Póker.

Aline Griffith ha sido uno de los grandes personajes del s.XX. Conocida hoy como la condesa viuda de Romanones, ejerció como espía para la Office of Strategic Services (antecesora de la CIA) bajo el alias de ‘Butch’. Una mujer que nunca ha dejado indiferente, escritora y musa de grandes modistas como Balenciaga o Pertegaz, íntima de la Duquesa de Windsor y que a sus más de 80 años sigue conservando ese aire de mujer fatal en su mirada.

Sus nietas son dignas herederas de su clase y de arte. En esta ocasión nos ocupa Lucila, 26 años, hija de Álvaro Figueroa y Lucila Domecq (hermana de Sandra, la primera esposa de Bertín Osborne). La pequeña Lulu pertenece a la nueva hornada de ‘it girl’ aristocráticas que se mueven como pez en el agua en las fiestas de alta alcurnia y moda de la noche madrileña.

Pero Lulu ha sabido buscarse su hueco y da a sus looks y sus encuentros con la prensa un aire bohemio digno de apreciar. Licenciada en Historia del Arte por la Universidad Complutense de Madrid, cuanto terminó la carrera se puso manos a la obra con lo que de verdad quería hacer, pintar. “Al principio me dio por pintar flores, flores y mas flores, me encantan, y sigo haciéndolo pero pronto decidí que quería ampliar mi temática y mi técnica”, cuenta en su blog Lulumai.

Otra de sus pasiones es la moda, como no podía ser de otro modo. “Me gusta informarme acerca de diseñadores poco conocidos, probar con diferentes estilos, etc.”. Lo cierto es que en sus apariciones públicas siempre deja buenas muestras de estilo y ya muchas marcas cuentan con ella para presentar sus nuevas colecciones.

A su lado, siempre que puede, su novio Adrián Saavedra. Antropólogo de formación, Adrián es un experto jugador de Póker y escribe para la revista PokerStrategic.com. Comparte con Lulu su estilo de vida: es vegetariano y animal-friendly y siempre que pueden se van a Portugal para relajarse en sus costas. En la exposición de su chica en el garaje de la familia Figueroa Domecq, que arreglaron para la ocasión, puso el toque musical en un escenario improvisado en la parte de arriba.

Lulu tiene una gran relación con sus hermanas y con sus primas. Su hermana mayor Cristina es profesora en la Universidad Rey Juan Carlos y siempre que puede le pide consejo a la “peque” para ir a la moda. Carla tiene un a taberna en pleno Chamberí llamada La Querencia (Fernández de la Hoz, 56) con menús muy económicos y cocina de autor y donde Lulu próximamente expondrá sus obras para que el público disfrute de ellas.
Además ha acudido a actos públicos con sus primas Domecq, las hijas de Bertín Osborne, siendo íntima de Claudia Ortiz de la que ya hablamos también en este blog y que le ayuda con la organización de las exposiciones. Con ella sale de fiesta con otras “niñas bien” de la sociedad jerezana y madrileña, muchas de ellas metidas en el mundo de la moda y las relaciones públicas.

Como cualquier chica de 26 años, Lulu adora las redes sociales y podemos seguir sus pasos en Twitter e Instagram, de donde hemos rescatado la mayoría de estas fotos. Una aristócrata artista y naturista , con aires de espía y con novio jugador de Póker… casi casi una Chica Bond