Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ronan Farrow: el hijo, cuñado y enemigo de Woody Allen que llegó a la Casa Blanca

RonanTon Vilanova
Que Woody Allen es un genio pocos lo dudan, que Woody Allen sea buen padre tiene más discusión, principalmente si lo tiene que defender el único hijo biológico que tuvo junto a Mia Farrow, el político Ronan Farrow (@RonanFarrow). “Él es mi papá, que está casado con mi hermana. Eso me convierte en su hijo y su cuñado. Eso es una enorme transgresión moral”, son las palabras que dedica al cineasta, al que no ve desde que se separa de su madre en 1992. De él ha heredado, sin embargo, una mente prodigiosa: con 15 años ingresó en Yale, a los 21 era abogado y ahora, con apenas 25, ya se pasea por la Casa Blanca. Un cerebrito que también tiene tiempo para las chicas, algunas de ellas muy célebres…
Satchel Ronan O'Sullivan nació el 19 de diciembre de 1987 fruto del matrimonio formado por dos de las estrellas más respetadas de Hollywood: Woody Allen y Mia Farrow. Su excéntrico nombre se lo debe al jugador de béisbol Satchel Paige y a su abuela, la bella actriz Maureen O'Sullivan. Menos mal que se quedó con el nombre menos feo. En la imagen, recién nacido con sus padres y uno de sus hermanos.

La felicidad duró poco en el seno de la familia Allen. Ronan tenía solo cinco años cuando su madre descubrió las fotos de Soon-Yi desnuda en poder de Woody Allen. Una de las polémicas más sonadas que derivaría en un amargo proceso judicial por la custodia de los hijos de la pareja y con la confirmación de la relación amorosa de Woody y Soon-Yi, que siguen felizmente juntos y con dos hijas adoptadas.

Demasiado fuerte para un niño muy avispado que, sin dudarlo, se puso del lado de su madre. “No puedo ni verlo; no puedo tener una relación con mi padre y ser moralmente consistente... Viví con todos estos chicos adoptados, así que ellos son mi familia. Decir que Soon-Yi no era mi hermana es un insulto a todos los chicos adoptados”. Ahora Ronan presume de tener 14 hermanos y hermanas adoptados, de siete países diferentes y que hablan seis lenguas. Chúpate esa, Brangelina.

Con estos precedentes, lo mismo le podría haber dado por la delincuencia juvenil que por los estudios y, dando gracias, se decantó por lo segundo. Con 15 años fue aceptado en la prestigiosa escuela de Derecho de Yale, a los 21 ya tenía el título, consiguió la prestigiosa beca Rhodes y de ahí a codearse con el Presidente de Estados Unidos.

Ronan Farrow formó parte del Departamento de Estado estadounidense. Ahí trabajó bajo las órdenes de Hillary Clinton como Asesor Especial en cuestiones de la Juventud Mundial, especialmente para Afganistán y Pakistán.
Además, Ronan es un asiduo comentarista político en Los Angeles Times o The Wall Street Journal, forma parte de un buen ramillete de ONGs y organizaciones de ayuda al Tercer Mundo, ha publicado varios libros y la revista Forbes lo ha nombrado como el más influyente de la lista de “30 por debajo de 30” en la categoría de Leyes y Política.

Pero, y hay que repetirlo, Ronan tiene sólo 25 años y como a cualquier joven de su edad le gusta la música (compone canciones), salir con sus amigos y, si se puede, ligar un poco.

Ronan no es tonto ni a la hora de elegir chica: mirad qué cariñoso estaba con Selena Gomez en una fiesta organizada por UNICEF. A decir verdad, la cariñosa (y bastante bebida) parece ser ella. “No retes a la adorable Selena Gomez a una competición de baile. Perderás", publicó Farrow en su cuenta de Twitter (@RonanFarrow) acompañado de la instantánea. ¿Pondría celoso Selena a Justin?

La relación no dio para más, aunque fue suficiente para que Ronan diera el salto de las páginas de política a la prensa rosa, donde ahora se especula con el embarazo de su actual pareja. De ser así, Woody Allen será abuelo y tío, pero no será Ronan el que le llame para contárselo.