Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Puntadas con hilo y sin hilo: primera jornada de la Fashion Week Madrid

Duyos

Duyos CON HILO

La Disco Club de Duyos tiene corazón de bola de cristal, pelos y paillettes y un skyline de noche interminable y prometedora.

El esmoquin más festivo que nunca, se cuaja de paillettes de colores. Brillo eterno. Jumpsuits en rosa palo. Pelo en cortos con botas extra altas. Sofisticada ciudad. Oro, cobre, grafito, blanco, rosas polvos, azules plata. Largos sinuosos en oro mate y negro. Pitillos transparentes con túnicas de cristales que ciñen cinturas. Faldas entubadas en chocolate con blusas azul plata de aires franceses. Sofisticación. Túnicas imperialistas en oro. Pelucas afro ochenteras. Blancos luminosos. Vestidos túnica en azules nocturnos llenos de poder.

Roberto Verino
Roberto Verino CON HILO

El Londres depurado y chic de Verino es elegante, callejero, de ruptura tradicional sin olvidar raíces de historia.

Lana y paño en sastres perfectos. Negro, gris y beige navegando por una ciudad exquisita. Gabardinas, trenchs, abrigos que envuelven. Príncipe de Gales. Cacaos con gris. Cinturillas superpuestas y pelo. Vestidos súper rectos con chaquetones, feminidad. Marrones y aceite en abrigos y sastres para ellos, riqueza. Toques de azul casi tinta. La noche se llena de lanas enriquecidas con paillettes y lentejuelas, vinilos, platas Glam. Brillante negro, ciudades de noches eternas. Negros sobre rojos glitter. Abrigos black con cinturón para hombres ultra sofisticados. Tartán rojo troquelado, lentejuelas negras. Verino al poder.
Andrés Sardá

Andrés Sardá CON HILO
Sardá tiene su propio reloj del tiempo. Un Tic Tac que marca el día al milímetro. Suelos rojos encendidos del naranja al fresa para potenciar topos franceses y rayas costeras, blanco sobre negro. Buen inicio. Vinilos plata con vivos lima que confunden sofisticaciones. Ojo. Oro ochentero con cuellos cisnes y capas de albornoz en blanco puro. Del gym al curro, del algodón a la pata de gallo impactante. Vichy blanco y negro. Perlas y sofisticada ciudad. Y al atardecer la mujer se incendia. Rojo intenso, fuego, pasión sin límite. Rojos y negros. Salones binomio en blanco y negro para patear la ciudad sin miedos. Blusas de organza blanca con mini shorts diplomáticos. Paraguas invertidos. PVC e hilo de seda anteceden al encaje, la pluma, las capas de sutil muselina, el terciopelo y las perlas. Guata negra para vestir los sueños pasada la medianoche. Colección irregular pero con tiempos bien marcados.

The 2nd Skin Co
The 2nd skin CON HILO

Es primavera en el invierno azul de The 2nd Skin.

Fieles a su canción de arranque, llenaron de tintes azules, tranquilo romanticismo y perfumes de oro, un esperado estreno en la pasarela oficial.
Mangas abullonadas en tinta y oro que gritan otoños llenos de vida. Jumpsuits azules con mangas cuajadas de oro. Ocres reinventados. Plumas sutiles en cinturillas y en los talones de los salones. Brillos sin excesos, cristales tintineantes, plumas sin barroquismo, oros sutiles. Lujos medidos. Cuadros XL en lanas potentes. Estrellas de cristal sobre paños sólidos. Rosas polvo, berenjenas, azul tinta... Buena paleta. Trapecios, piernas de vértigo en faldas largas y abiertas, espaldas que juegan al desnudo, cinturas remarcadas... Buen patronaje. Pequeños deslices en algunas superposiciones oro y granate que no deslucen una más que positiva primera puesta en escena en la pasarela oficial. Calurosa ovación de bienvenida.
Teresa Helbig
Teresa Helbig CON HILO
 
Teresa ha hecho de la ilusión y el tesón su propio museo. Un Prado particular lleno de Arte.
Magistrales vestidos de napa con cuellos camiseros de azabache. Lana, terciopelos medidos, tul. Simetrías en beige que rompen impecables napas en verde Verona. Georgettes de seda, angora, evasés que vibran. Impactos amarillos con lentejuelas black. Vestidos blancos con soñadoras geometrías en negro casi tridimensional o largos impolutos de rotunda lana con cuellos camiseros en azabache cristal. Exquisitos. Vestidos largos verdes de red. Divinos. Front row inusualmente desconocido. Blanco, negro, verde, amarillo Goya y guiños rosas. Paleta perfecta. Maestría en la compostura de la lana y la napa. Patronaje impecable. Helbig triunfa.
Etxeberría

Etxeberría CON HILO

Los hombres de Etxeberría son sofisticados guerreros de ciudad. Sus mujeres masculinas y ultra sensuales.

Lana con pinzas en gris y negro humo. Hombres de asfalto llenos de sofisticada simetría, cremalleras y botas potentes. Pliegues, pinzas, fuelles en pantalones de cortes maestros. Sastres con pelo. Chaquetas rectas con cremalleras, llenas de fuerza. Franjas horizontales que juegan con la urbe, rayas diplomáticas en sastres llenos de transgresora arquitectura. Abrigos trapecio con corazón de pelo. Peletería llevada al más urbano y sofisticado extremo. Culturas e historias en su puesta en escena. Exeberría impacta, mucho.
Hannibal Laguna

Hannibal Laguna SIN HILO

Laguna prometía un viaje de pasión pero todo se quedó en las maletas.

Muselina gris que torna a lila en vestidos multicapa. Cortos aflamencados en beige. Encajes con cuentas. Respiros al tradicional tedio del diseñador. Pero tras el mini respiro, que apenas duró segundos, como los sueños al despertar, Laguna volvió al brilli de siempre, al satén, a los lilas satinados, al drapeado, a los cortes de antiguo certamen de belleza, a las princesas trasnochadas. Buenos patrones en algunas salidas, mala y recargada elección de los materiales. Rancio. Más de lo suyo de siempre.