Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Puntadas con y sin hilo de la segunda jornada de la Fashion Week Madrid

Desfiles segunda jornadadivinity.es
MOISÉS NIETO
⬆️CON HILO
La carretera de Nieto es un cruce de caminos bien indicado 
Flaqueó Moisés en la anterior colección, aquellas mujeres que gritaban deportividad casual pero que se convirtieron en nirvanas de un polígono incierto. Pero hoy ha vuelto el Moisés que me gusta, el de las mujeres que resuelven caminos con su simple caminar. Bravo por sus cortos chispeantes, por sus trenchs casi metálicos, por sus vestidos minis de lúrex y por sus cruzados mágicos.
Este Moisés sí, of course.
Desfiles segunda jornada
MIGUEL MARINERO
⬆️CON HILO
Las Meninas crecidas de Marinero
Ya no son infantas, ni tienen caras de pasmo, las Meninas que idealiza Miguel Marinero han atravesado los marcos para invadir un tapiz con sus siluetas de escotes V y cinturillas marcadas. Son tan femeninas que visten ricos brocados de oro y chispeantes transparencias de glitter negro. Siguen marcando sus hombros y abultando sus pelucones pero ahora enseñan piernas y enamoran a un Velázquez ensimismado.
Desfiles segunda jornada

ANDRÉS SARDÁ
⬆️CON HILO
La sexy revolución francesa de Sardá sucede en Abril, y con clara Victoria
Cancanes llenos de fuerza, corsés que ganan batallas. Tercipelos rojos que gritan sangres y pasiones. Sardá nos traslada a una Francia revolucionaria, sugerente, amante y amada. Y consigue ovaciones de medio mundo, más allá de su pasarela. Una Victoria Abril pletórica es su nueva musa. No hacía falta otro arco de triunfo más victorioso.
Très bien!
Desfiles segunda jornada

ROBERTO TORRETTA
⬆️CON HILO
Las mujeres bandera de Torretta son rojas y negras
Roberto no defradua, ni arriesga, pero en su caso ni falta que hace. Sus mujeres siempre sofistican cualquier ciudad. Impactan en cualquier urbe sus sastres rojos impolutos, sus cinturas marcadas, sus líneas sutiles y femeninas, sus mangas martillo, sus loden verdes... La napa negra es un guante en cada curva, en cada esquina, en cada centímetro de unas piernas sin fin.
Desfiles segunda jornada
 
ANA LOCKING
⬆️CON HILO
El pulso soñador de Locking es un grito de libertades
No han sido tan victoriosas sus últimas divagaciones pero este invierno Locking, que tan pronto es dulce como cañera, ha bebido de la lucha de Luther King para alzar voces y defender diferencias. Gusten más o menos sus camisetas-vestido de ciudad, sus botas con mini shorts, sus sastres damascos plata para ellos o las calzas masculinas, todo su esfuerzo tiene una justa recompensa. Y ella en esfuerzos no tiene medida porque lleva peleando años por miles de sueños. Hoy por eso me gustan hasta sus locas divagaciones.
Hannibal

HANNIBAL LAGUNA
⬆️CON HILO 
El inusual new look de Laguna descuadra tanto como deslumbra
No siempre he entendido el recargado y rancio vestir de madrina eterna de Hannibal, cuestión de gustos, pero justo es que hoy calme yo el teclado de mi crítica y baje la mirada un peldaño para reconocer que esta colección me ha gustado tanto que me asombra. Me gustan sus jardines sutiles, sus satenes de mangas francesas y cuellos cisne, su champagne con flores de cristal, sus faldas cortas bombón, sus faldas midi y las largas y contundentes y sus cuerpos sutiles y exquisitos. Me sobran aún sus madrinas verde agua pero si el señor Laguna fuese siempre así me rendiría a sus costuras. El tiempo dirá. 
Desfiles segunda jornada

TERESA HELBIG
⬆️CON HILO
 Helbig y su británico abismo
Tartán rojo clásico, damascos inciertos, terciopelos sesgados, algo de brilli, algo de puntilla y tan solo recuerdos de sus chispeantes glitters... Me entusiasman sus rebeldes princesas, sus puntillas crema con lazadas negras y también su irreverente dulzura pero no voy a negar lo inconexo de esta colección. Helbig roza el abismo esta vez pero sigo rendido a su creativa comercialidad. ¡Ojo!