Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Màxim Huerta y su 'Primavera': "La literatura me salva de la vanidad de la imagen"

Quedamos con Màxim Huerta nada más acabar 'AR', su programa. Sigue maquillado y con la adrenalina alta, pero ya se han apagado los focos y cuando eso sucede, como nos cuenta en la entrevista, "huye de las vanidades de la tele". Le gusta definirse como "un escritor que trabaja en la televisión", dejando claro que el orden de los factores importa, pero en la charla que tenemos en unas escaleras al sol (de primavera) se mezclan ambos mundos continuamente, en el mismo plano y sin aparente conflicto. Nos explica, por ejemplo, que por la mañana presenta y las tardes las pasa leyendo y creando novelas. Y también nos habla de su jefa Ana Rosa, y de su otra Ana amada, la Matute, su autora favorita y quien le ha entregado el reciente Premio Primavera por su cuarta obra, 'La noche soñada'.
Máxim Huerta, en blanco y negro
La cuarta novela de Màxim, "la mejor" que ha escrito según nos explica "porque está hecha con las tripas", vuelve a su "niñez frente al Mediterráneo, al ambiente de verbena, a las ganas de vivir". Es una historia de "segundas oportunidades" y de gente que lo deja todo por cumplir un sueño... una constante en su literatura que, nos confiesa, no anda muy lejos de sí mismo. Màxim tiene latente un portazo, un giro, un cambio de dirección. Todo comienza con un pueblo costero que espera la llegada de la gran Ava Gardner para inaugurar su cine de verano. Y aparece un niño que decide hacer feliz a los suyos en la noche de San Juan. Para saber más, primero hay que seguir leyendo esta entrevista y luego probar con el libro.
¿Qué ha supuesto para "un escritor que trabaja en la televisión" el Premio Primavera?
Un regalo de la vida. Un estímulo enorme para seguir escribiendo.
¿Cómo es tu 'noche soñada'?
La viví el día que presenté la novela junto a Ana María Matute, mi referente y lectura desde hace muchos años. Nunca soñé que Ana María fuera algún día a entregarme un premio, a hablar en público de mi novela... y que fuéramos a acabar hablando de literatura y vinos.
¿Te hizo una ilusión especial que ella fuera la presidenta del jurado?
No te lo puedes imaginar. Es mi escritora favorita desde siempre. Ella habló de la novela y los personajes… y es lo mejor que me ha pasado en mi camino de escritor. También me gustan Carmen Martín Gaite y Delibes.
Máxim Huerta, en blanco y negro
¿Cómo surgió la idea de la novela?
Fue un fogonazo en Tossa de Mar. Me invitaron en 2009 a almorzar en una casa frente al Mediterráneo, con una terraza espectacular frente a la costa Brava. Me invitó el sobrino de Laforet. Pasé al salón y vi una foto de Ava Gardner con Frank Sinatra y ¡estaban en la misma terraza! Y yo flipé. Había estado viviendo aalí y donde le había sido infiel a Sinatra con el torero y poeta Mario Cabré. Estaba grabando 'Pandora y el holandés errante' (1951). Además esa película tiene mucho que ver con mi novela, que va de personas solitarias y de fiesta. Les pedí recortes, fotos… y empecé a imaginar.
¿Qué representa para ti Ava?
La vitalidad. Si hay alguien que ha vivido ha sido ella. Las ganas de vivir. Esa cosa Berlangiana de disfrutar la verbena.
¿También lo tienes tú?
También. Recuerdo que tenía muchas ganas de beberme Chicote, y ver el reflejo de la Gran Vía en Madrid y de enamorarme de la vida, como ella.
[[QUOTE1: La novela surgió en la casa de Tossa de Mar en la que Ava Gardner fue infiel a Sinatra]]
¿De eso habla la novela?
Sí, de gente que quiere ser feliz y quiere una segunda oportunidad. De remar a favor de las cosas buenas. A veces somos felices y no nos damos ni cuenta.
¿Cuándo escribiste esto 'eras feliz y no te dabas ni cuenta'?
Estoy empezando a pensar que he conseguido muchos de mis sueños ahora. A los 43 veo que están pasando muchas de las cosas que imaginé en mi habitación de pequeño: ser periodista, presentar, firmar libros… Lo he visto al frenar un poco y darme cuenta de que la vida va muy rápida.
Hablas mucho del amor en el libro, ¿en qué orden está en tus prioridades?
Lo más importante. En la novela he ido atravesando todos los tipos. Del primer amor, ese que mejor que no aparezca porque así se queda idealizado, del despertar sexual, entre personas viudas que se encuentran, entre hermanos y, fundamentalmente, del amor de un hijo hacia una madre, el amor supremo.
¿Cuánto hay de autobiográfico?
Mucho. Pero por los lugares, las comidas, las conversaciones mediterráneas, las ganas de vivir con algarabía. También en mi amor hacia mi madre, aunque no me he inspirado en ella exactamente. Lo que sí aha pasado es que ahora es ella quien imita a la protagonista y me deja notas por casa con mensajes positivos. ¡Me parece muy divertido! Podríamos decir que he cambiado la realidad.
¿Es tu mejor novela?
Creo que sí. La he escrito con las tripas. Un equilibrio entre dolor y amor. Quería que fuese dramática y emotiva, pero sin ser ñoña. La empecé antes de 'Una tienda en París' y la dejé porque no era el momento, necesitaba un trabajo que no podía darle entonces. Arranca del dolor hacia la felicidad: alguien que en el peor momento decide que quiere hacer un cambio para ser feliz. La gente necesita ser feliz.
Máxim Huerta, en blanco y negro
Es una constante en tus personajes, todos deciden en un momento dado dejarlo todo e ir en busca de su destino…
A lo mejor vivo en las novelas lo que no soy capaz de hacer yo (risas). Me persigue la idea de romper con todo. Y empezar de cero, dar un portazo… Me fascinan las segundas oportunidades. Todo el mundo nos pasamos la vida intentando vivir otra vida. Visitar una ciudad y quedarte a vivir, volver a sentir la pasión del amor… todo el mundo está intentando poner más pilas a la vida.
Has dicho que eres "un escritor que presenta". ¿Te gusta más que al revés?
Me paso más horas al día escribiendo y leyendo que en la televisión. Y no participo de la vanidad de la tele. Ni me muevo en el juego televisivo de creer que la vida es solo la tele. Cuando se apagan los focos y me desmaquillo es cuando empiezo a hacer cosas que me encantan.
¿La tele es solo un trabajo para ti?
Sí, un trabajo que me gusta mucho. No más.
¿Te molesta que te encasillen?
Con tanta gente en paro, cualquiera estaría deseando que le encasillen. No tengo prejuicios y no me gustaría que me surgiesen ahora.
[[QUOTE1: Muchas veces me he equivocado en directo y he llamado mamá a Ana Rosa]]
Has dicho "la literatura me salva de todo lo demás". ¿De qué te salva?
Me obliga a encerrarme, a crear otros mundos, a imaginar… y a bucear en el pasado. También me salva de la vanidad que provoca la imagen.
¿Podríamos decir que tus libros son una espacie de catarsis de lo de afuera?
Todos. En este he descubierto que no hay que escribir cuando estás pasándolo mal, a pesar de que muchos cantantes digan que solo crean cuando tienen un drama. Yo he disfrutado mucho con este libro, y también escribiendo sus escenas de verbenas y fiesta y celebración.
Ana Rosa dijo de ti en una conexión con una firma de libros: "nos ha salido el chico inteligente"
(Risas) Sí, me lo dijo alguien y pensé: 'pues muchas gracias, la jefa también me ha salido buena'
Es toda una madre televisiva, ¿no?
Es que yo muchas veces me he equivocado en directo y le he llamado mamá (risas). Son ya diez años, como si hubiese hecho dos carreras junto a Ana. Es mi compañera de pupitre más duradera, mi pareja más duradera… y me parece una gozada encontrar ese equilibrio entre los dos de complicidad y de tranquilidad.
¿Es tu pareja más estable?
Yo soy muy de que me gusten los enamoramientos y eso, por definición, dura poco. Soy muy de descorche y de brindis, y de cita de domingo. Cuando me fascino, creo que va a ser eterno, aunque dure hasta el domingo. Y no es malo, yo lo disfruto mucho. No echo de menos otra cosa porque las parejas duraderas que conozco veo que se aburren. Al final acaban buscando una tercera pata, porque las mesas con tres patas no cojean.
MDSPGL20140409_0010
Da la sensación de que te aburre la calma, tanto profesional como emocional.
Me aburre la calma mucho y, si me paro, me calo. Me gustan los cambios en todo salvo en el perfume, al que soy fiel.
¿Tienes manías al escribir?
Encender una vela y beber vino. Me gusta abrir los sentidos. Y poner la misma canción con la que me quedé el día anterior. Muy suave. Mucho piano, canciones que tiene que ver con la novela… Hice listas de canciones para esta novela y había de todo 'Life house family', el Pescao, Mina, Matt Monroe…
¿En qué te gastarás los 100.000 euros del premio?
La mitad se lo queda Hacienda. Ojalá me diese para comprar la casa en la que nació la novela. Se nota que se lo han pasado bien ahí, se respira  que tiene la magia que ha ido allí a comer, a beber, a follar y a vivir.
¿Cómo te ves en diez años?
Seguramente fuera de la tele. Haciendo el Erasmus que nunca hice cuando tocó. Buscando algún apartamento fuera de España.
[[QUOTE1: En diez años me veo fuera de la tele, buscando algún apartamente fuera de España]]
Un defecto pero que te encante…
La ansiedad, me estimula y me mata.
Un lugar para escribir.
Una mesa vieja que me regaló mi madre y que tiene marcas de vasos.
¿Tatuajes?
Varios. El final de una carta de mi madre, un faro, un barco de papel, un ancla… los tatuajes tienen que continuar, son marcas de vida.
Una canción
‘Un vestido y un amor’, de Fito Páez.
Libro favorito…
'Olvidado rey gudú', de Ana María Matute.
Una escritora
Ella, Ana María.
Un escritor
Yo.
Fotos: Esther L.Calderón