Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama y ahora JLo: el ‘racial candy power' arrasa en Estados Unidos

Le sigue en la lista Forbes Oprah Winfrey y debutan Rihanna y Sofía Vergara
Un fenómeno cruza Estados Unidos de costa a costa. Es esperanzador, emergente y algo así como históricamente justo. Los primeros colonos blancos pensarían que es ciencia ficción, pero el ‘racial candy power’ está en todo lo alto más allá del Atlántico. Primero fue Obama quien dio el campanazo convirtiéndose hace tres años en el primer negro de La Casa Blanca para regocijo (¿pasajero?) de medio planeta, y ahora es la latina Jennifer Lopez quien se han aupado en lo más alto del show-pódium como la celeb más influyente de su país, según la lista anual de Forbes, basándose en sus 52 millones por temporada y su omnipresencia en los medios. Le sigue Oprah Winfrey en segunda posición y debutan Rihanna y la colombiana Sofía Vergara. Lo racial está ‘in’.
‘Exotismo histórico’ o no, que diría Aznar, la realidad es que un hawaiano con padre africano y una neoyorquina de padres puertorriqueños son dos de las personas más influyentes en el país que alberga la universidad en el que él da charlas. No parece algo casual si miramos los datos: Según el Censo nacional de 2010, más del 12% de la población es afroamericana (unos 34 millones de personas, 10 menos que toda la población española) y el 16 % (55 millones) son latinos, lo que supone más del doble con respecto a 1990. Sin olvidar que el español es la segunda lengua más hablada en el país, 43 estados son prácticamente bilingües y hay unas 550 emisoras de radio y 55 televisiones que emiten solo en nuestro idioma.
Sobre la cúspide del poder latino en el 'show business' se impone esta chica del Bronx, para los amigos ‘Still Jenny from the Block’, de padre informático y madre maestra de guardería, la menor de tres hermanas llamadas Lynda y Leslie, que poco a poco fue logrando el éxito haciendo de ella misma en la gran pantalla y en las portadas de discos, es decir, convirtiéndose en el ejemplo viviente de la chica latina sin recursos que triunfa a la americana.
Pero, ¿por qué la ex mujer de Marc Anthony, otro latino de ránking, ha desbancado este año a la todopoderosa Oprah Winfrey, otra afroamericana favorita de las masas? El mal comienzo de la tele que se ha montado Winfrey y la proyección mediática que le da a JLo ser jurado del programa American Idol (una especie de ‘Operación Triunfo’ por el que cobra 20 millones de dólares) son parte fundamental de la ecuación. Además, habría que subrayar que Lopez es imagen de L'Oréal y Gillette, tiene 6,6 millones de seguidores en Twitter y 12 millones de fans en Facebook y se ha echado novio nuevo, un bailarín de nombre Casper al que saca 18 años. ¿Resultado? Unos 52 millones de euros y la repercusión asegurada de cualquier constipado, físico, profesional o emocional.
Lo que parece claro es que para colocarse entre los primeros lugares de la lista de Forbes es importante ser una fémina, ya que solo hay tres hombres entre los 10 primeros elegidos. Tras Lopez y Oprah va Bieber, el primer chico, mientras que Rihanna (otra afroamericana) debuta en cuarta posición. Britney Spears es sexta, Kim Kardashian séptima y Katy Perry octava. Tom Cruise y Steven Spielberg ocupan el noveno y décimo blanco lugar.
Otra latina a tener en cuenta que debuta en el ránking es la colombiana Sofía Vergara, sobre todo gracias a su papel de esposa potente en la serie ‘Modern family’, una radiografía caústica y realista de la nueva América. Además es la nueva imagen de Pepsi y CoverGirl y de ha convertido en la copropietaria de la agencia de representación de artistas Latin World Entertainment, un filón en el tema que nos ocupa, ya que se centra en colocar en medios estadounidenses a actores y músicos de origen hispano.