Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La 'selfitis' ya es un trastorno oficial: analizamos el fenómeno en los vips

selfiedivinity.es
Habemus explicación científica. Desde que Ellen Degeneres elevase la tendencia de los 'selfies' a la categoría de fenómeno mundial (el suyo en los Oscar superó los tres millones de retuits y fue caricaturizado por los Simpson), los famosos no paran. Yo comiendo un helado, yo con mi perro, yo y mi 'six pack', yo recién levantado, yo conmigo mismo. Ahora, la Asociación Americana de Psiquiatría (APA) ha dicho bien claro lo que ya sospechábamos: se llama 'selfitis', es un trastorno psicológico y tiene que ver con la falta de autoestima.
¿Sientes la necesidad irrefrenable de fotografiarte poniendo morritos, mirando al horizonte o mostrando los resultados del gimnasio frente al espejo del baño? Si la respuesta es afirmativa, tienes al menos un problema. Se llama 'selfitis borderline' (en su versión más suave) y debes hablar con un especialista. Eso sí, siempre podría ser mucho peor, porque, según la Asociación Americana de Psiquiatría (APA), estás solo comenzando a padecer el síntoma.
selfie
Una fase más avanzada de la patología comenzaría en el momento en el que esas mismas fotos, o diferentes versiones de los mismos morritos, las subes tres veces al día a tu Facebook, Twitter o Instagram. Que se lo digan a Justin Bieber, Kim Kardashian o Miley Cyrus, con más de 17, 15 y 10 millones de followers respectivamente solo en Instagram y una voluntad enconada de recibir halagos.
Estaríamos hablando entonces de 'selfitis aguda', que se define científicamente así: "el deseo compulsivo obsesivo de sacar fotos de uno mismo y publicarlas en redes sociales como una forma de compensar la falta de autoestima y de llenar un vacío en la intimidad".
selfie
Llegados a este punto, no está de más que cada cual que se examine su muro. Y también el grado de ansiedad que experimenta mientras espera los comentarios a posteriori. Sobre todo porque ya se están diagnosticando casos de personas anónimas con 'selfitis crónica': o lo que es lo mismo, superar las seis fotos diarias subidas a redes. El Daily Mirrow publicó incluso un reportaje sobre un adolescente inglés que llegó a hacerse 200 'autofotos' por jornada.
selfie
Al parecer, y siempre según los psicólogos, este 'derrape' narcisista funciona a la inversa: cuanto más te cuelgas a ti mismo, más necesidad de reafirmación tienes. Es decir, más inseguro eres con respecto a tu propia imagen y todo lo que le rodea y más vulnerable de paso a las reacciones negativas de los otros. Funcionaría como una adicción cualquiera, con 'malos viajes' incluidos si las críticas se repiten.
selfie
En este sentido, James Franco es uno de los actores más potentes. Su amor incondicional a las 'autofotos' (en las que no siempre sale demasiado bien parado) le ha metido además en varios líos, como cuando colgó una casi desnudo frente al espejo o intentó ligar respondiendo a algunos comentarios de una fan que acabó siendo menor de edad.
selfie
Pero no todo es enfermedad. Al fenómeno 'selfie', cuyo término se recogió por primera vez en 2002 y evolucionó exponencialmente hace un par de años con la generalización de la doble cámara en los móviles, se han unido decenas de personajes famosos sin llegar a la patología. De hecho, no eres nadie si no has hecho llegar a tus millones de fans en redes varios autodisparos.
Los especialistas en 'comunity management' y semiótica, aseguran por su lado que los 'selfies' en su justa medida son positivos para los rostros conocidos, ya que dan una imagen más cercana y espontánea del autor, lo que podría favorecer la relación con los fans. Y por fans se entiende también a clientes, votantes o feligreses. Moraleja: lo poco agrada y lo mucho cansa. Paula Echebarría, David Bustamante, Paco León, Piqué, Dani Martín, Blanca Suárez, Alba Carrillo o Feliciano López han tomado nota.
selfie
El Papa Francisco y Obama han sido dos de los últimos líderes mundiales que tampoco han podido escaparse, si bien es cierto que con desigual repercusión. Al pontífice argentino le está sirviendo para acercarse a sus feligreses más jóvenes, sobre todo después de que el Vaticano inaugurase su Twitter, y a Barack le reportó una mini-bronca de Michelle, tal y como filtró la prensa, por entretenerse lúdicamente con su atractiva acompañante rubia en el funeral de Nelson Mandela.
selfie
Esta moda-patología se ha extendido también a otros ámbitos de la cultura de masas. Las marcas no han perdido la oportunidad de diseñar camisetas y cazadoras con lemas que incluye la palabra 'selfie' y el conocido dúo de DJs americanos 'The Chainsmokers' está triunfando con el tema titulado, cómo no, 'selfie'. ¿Sus frases estrella? "I only got 10 likes in the last 5 minutes/ Do you think I should take it down?/ Let me take another selfie".