Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Pared o puerta?


¿Prefieres el camino fácil o el difícil? ¿Sería mejor dejarse fluir u obrar con tozudez? ¿Por qué lo que cuesta es un bien preciado y lo sencillo de alcanzar apenas se valora?
Si te esfuerzas tendrás más arrugas, pero el alma en paz. Eso dicen. ¿Y si el logro viene solo y lo conseguido es justo lo que anhelabas? Charlar con Arancha Merino (Vivirconemociones) es destapar la caja de los truenos y terminar con más preguntas que al principio, pero qué bendición porque de vez en cuando hay que reventar las creencias. Viviríamos más libres.
A todo esto, ¿tú seguirías chocándote con la pared con tal de sostener tus ideas o cruzar la puerta que te sale al paso?