Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Hay algo ahí?

COMIDAdivinity.es
A ver, abre tu nevera y dime qué hay dentro. El frigorífico es tan íntimo como el cajón de la ropa interior, por eso nos avergüenza que un desconocido husmee dentro. Natural, algunas braguitas dan tanta pena como el brick de leche caducada. No obstante, intenta hacer un inventario de lo que conservas en él y pregúntate cómo es tu alimentación rutinaria y no solo porque resuelvas que debes bajar o subir peso, sino porque esos alimentos definen cómo te sientes y de qué modo irás evolucionando en un futuro.
Aquí van dos afirmaciones rotundas: a) lo que comemos lo llevamos escrito en la cara y b) pese a cualquier desaguisado en la dieta nada es irreversible, de manera que también podemos practicar el Happy Aging disfrutando de la comida.
Aquí os presento una de las novedades del otoño: la doctora Elvira Ródenas, una de las mayores expertas en medicina antiaging de nuestro país. No hay estudio, tratamiento o práctica cuyo conocimiento se le escape, así que es un lujo que se pasee por Divinity de vez en cuando.
Para abrir boca nos suelta un titular que da que pensar: “Debemos comer como el Homo Sapiens” o lo que es lo mismo, abracemos la “dieta del Paleolítico”. ¿En qué consiste? Echa un vistazo al video porque ella nos lo explica, pero antes te pongo los dientes largos anticipándote que ABAJO los cereales y ARRIBA la fruta, la verdura y las proteínas.
Los porcentajes, la frecuencia, el orden de las ingestas te las detalla la doctor Ródenas bien clarito. Y concluye con otra sentencia para dejar escrita en la puerta de la nevera: “Si quieres no envejecer, toma 150 gramos de proteína cada noche”.
Descubrid más sobre ella en su página  web  o en Slow Live House. Además, me comprometo a hacerle llegar todas las dudas que tengáis. ¿Cómo en los consultorios de siempre? Mucho mejor: como esa hermosa cadena de win to win que formamos juntos.