Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Guerra Fría VIP: Todos estos famosos no se soportan (y no tenías ni idea)

GUERRAFRÍACARLOS OTERO
Tensión en el vestuario blaugrana: las novias de Piqué y Messi no se soportan. Resulta que, según se ha publicado, Shakira no acudirá a la boda de Messi porque no traga a la que será la futura delantera consorte del equipo condal, Antonella Rocuzzo. La enemistad se debe a una historia del pasado y tiene que ver con la manera en que Piqué comenzó su relación con Shakira: poniéndole los cuernos a Nuria Tomás, íntima de la futura señora Messi. Esta guerra fría entre WAGs no es la única del panorama VIP y hoy Oteradas desvela otras enemistades ocultas.
Hiba Abouk y Vicky Martín Berrocal
GUERRAFRÍA
La actriz de El Príncipe no tiene feeling con la ex de Manuel Díaz ‘El Cordobés’. ¿La razón? Un ex cuñado. Resulta que los paparazzis pillaron a la actriz pasándoselo bomba con el novio a Rocío Martín Berrocal, la hermana de Vicky. La chicha del asunto era que Hiba y Rocío eran íntimas hasta el momento del revolcón playero. Y ahora las Martín Berrocal no quieren verla ni en pintura. Normal.
Alba Carrillo y Jordi González
GUERRAFRÍA
La ex señora López y el presentador de Gran Hermano VIP no se tragan desde que la rubia montase un numerito al catalán durante un debate televisado. Resulta que Alba Carrillo inició una agria polémica contra la renacentista Ylenia Padilla llamándole ‘choni’. La de Benidrom no se cortó y le espetó "prefiero ser choni y que toda España me quiera como soy que ser la 'ex de', como tú". Tras esto la ex modelo abandonó el plató airada y Jordi, que moderaba el cotarro, dijo que “no podía tener la piel tan fina”. Al día siguiente Carrillo borraba al presentador de su Instagram y le dedicaba un escrito titulado: “De piel muy fina y traslúcida”.
Maria Teresa Campos y Bárbara Rey
GUERRAFRÍA
La reina emérita de las mañanas y la que fuera reinastra oficiosa de la nación tampoco se soportan. La disputa se remonta al año 2005, cuando en el saloncito de la Campos se hicieron unos comentarios inoportunos sobre la exvedette y musa circense con motivo de una hospitalización por una neumonía. Se indicó entonces desde ese espacio televisivo que su ingreso había sido consecuencia de "una intoxicación por el consumo abusivo de barbitúricos”. La rubia circense lo desmintió pero el programa no rectificó. Semanas después durante su asistencia a 'Salsa Rosa' la exmujer del fallecido Ángel Cristo se despachó a gusto. Entre otras acusaciones, calificó a Campos de "prepotente, orgullosa, soberbia, manipuladora e incoherente".
Naty Abascal y Carmen Lomana
GUERRAFRÍA
Guerra fría en los círculos de la Alta Sociedad. Naty Abascal decía que ella quería a todo el mundo pero no es así, quiere a todo el mundo menos a Carmencita Lomana. Resulta que la guerra empezó cuando Lomana declaró que no le gustaba la mantilla que Naty lució en la boda de su hijo. La ex duquesa de Feria, dolida, comenzó a vetar a la rubia en la revista ‘Hola’ y en su círculo social. Naty negaba el asunto y aseguraba que no conocía de nada a Lomana a lo que la rubia declaró que “está mayor y no se acuerda”. Maravilloso zasca.
Sandra Barneda y Boris Izaguirre.
GUERRAFRÍA
Entre Sandra Barneda y Boris Izaguirre hay tensión. La ex presentadora de ‘La séptima silla’, ‘Trencadis’ y ‘El bus’ está dolida con el venezolano por la forma en que el escritor y colaborador reaccionó cuando la presentadora dijo en televisión que era lesbiana. "Me sorprendió un artículo que escribió en El País poniéndome a caldo". Días después de gritar aquello de "basta ya de armarios" en Hable con Ellas Boris escribió una columna en la que criticaba su discurso. "Había tantos elementos en el sermón de Sandra que no supe a cuál apoyar. Mi marido me confesó que tuvo que verlo dos veces”, escribió Boris. Para muchos el discurso de Barneda, aunque funcionó bien a nivel de audiencia, fue emocional pero insuficiente. Sandra también ha tenido rifirrafes públicos con Pepe Oneto, Jorge Javier Vázquez o José Luis Moreno entre otros nombres.