Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Casas del terror... no solo en Halloween

Visitar una casa es realizar un viaje por la personalidad de su propietario y hoy, abróchense los cinturones, nuestro destino está lleno de turbulencias: visitamos las casas de los famosos más feas y peor decoradas. En estos tiempos de crisis, desahucios, dación en pago y preferentes estas viviendas están pidiendo a gritos una expropiación. La Mansión del Terror del parque de atracciones resulta una vivienda de ensueño al lado de estos chabolos. Bienvenidos a “Tu casa  a juicio” en edición VIP. ¿El veredicto? ¡Culpables!
*Las imágenes de las decoraciones de esta Oterada pueden dañar la sensibilidad del lector.
Ambiciones, esencia animal
casas
La casa de los Janeiro saltó la semana pasada a los medios de comunicación después de que la Guardia Civil se plantase en ese Parque Temático del mal gusto que es ‘Ambiciones’ para incautarse de dos osos, un jaguar y una cabeza de cebra disecados que decoraban el salón de la “Villa Campanario”. Al parecer Jesulín incurría en un delito medioambiental pero desde aquí exigimos que semejante forma de decorar una casa cuente como agravante cuando se presenten los cargos en el juicio.
Saritísima, Horror Vacui
casas
La casa de Sara Montiel le resulta fascinante a Mario Vaquerizo precisamente por lo que al resto de los mortales nos resulta “incómoda”: Parece un almacén de “Todo a 100” de los chinos. Nuestra diva del Hollywood más manchego tiene colgado un vídeo en un famoso portal inmobiliario en el que nos enseña los rincones de su casa; un homenaje al barroquismo y al exceso donde ya no cabe un oropel más: esculturas, cuadros, tresillos, bronce, plata, metracrilato… Todo acumulado sin orden ni concierto. El pisito vale 3 millones de euros nada menos pero por suerte para todos la de Campo de Criptana solo vende el inmueble y el comprador no tendrá que cargar con su decoración.
Christina Aguilera, horterada made in USA

La elegancia nunca ha caracterizado a Christina Aguilera. La cantante norteamericana, que cada día está más rotunda, vive en una mansión destinada a la pesadilla. La chabola está valorada en 10 millones de euros pero eso no es nada con el coste que conlleva el tratamiento psiquiátrico que puede derivarse tras habitar en ella: Un cuarto de baño con Chimenea, un dormitorio con dosel para pedir la eutanasia con carácter de urgencia o una sala de juegos con un billar rosa son solo un aperitivo de las aberrantes estancias que le esperan al visitante de la humilde morada de la enemiga de biónica diva.
Joan Collis, eternamente en ‘Dinastía’
kk
¿Recuerdas aquellos looks extremos aderezados con vestidos imposibles que lucía Joan Collins en Dinastía cuando encarnaba a la pérfida Alexis Colby? Pues su esencia sigue atrapada en la casa que la actriz tiene en Londres. ¡Qué cortinajes! ¡Qué tapicerías! ¡Qué colchas!  Todo reluce en casa de la mítica malvada de telenovela como si fuera una prolongación del set de rodaje de la mítica serie ochentera.
Mariah Carey, versallesca
casas
Si te imaginas la casa de Mariah Carey como una espeluznante prolongación de su excesivo criterio de la estética a medio camino entre el castillo de la Bella Durmiente de EuroDisney , el Palacio de Versalles y la mansión encantada de Barbie estás en lo cierto pero, aún así, te quedas corto. La Carey vive en una espeluznante mansionaza ambientada en el barroquismo europeo donde los cortinajes, las lámparas de araña, los mármoles y los tonos pastel campan a sus anchas dejando al visitante al borde del coma diabético.  
Maria José Cantudo, olor a cobre
casas
La musa del destape Maria José Cantudo nos enseñó su felpudo en “La Trastienda” y ahora nos muestra el resto de sus bienes inmuebles a través de un famoso portal de compra venta de pisos. ¡Vaya candelabros! ¿Y esos angelitos tan siniestros? Por muchos es conocido el gusto de la Cantudo por las antigüedades pero el olor a cobre traspasa la pantalla del ordenador. Como diría nuestra teletuitera… ¡No hay necesidad!