Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los famosos en los 90: Terror absoluto

No hay afirmación más equivocada que aquello de “cualquier tiempo pasado nos parece mejor”. La década de los 90 resultó un absoluto despropósito en la imagen y la estética de nuestros famosos. Peinados infames, modelitos que invitan al exorcismo y pantalones sobaqueros son el denominador común de las fotos que se encontraban escondidas pero que hoy desclasificamos.
El pasado oculto de Susanna Griso
lala
Sí queridos lectores. La mujer de la izquierda y la de la derecha son la misma persona: la presentadora Susanna Griso. Ésta era su realidad en los años 90 que permanecía oculta para muchos hasta hoy: Con look de notaria, pelo oscuro, labios ultrafinos y con pómulos distintos la periodista parece otra persona a la que sale por la tele cada mañana.
Rociíto y Raquel Mosquera, en plan ‘Drag Queen’
Uno de los iconos de la prensa del corazón de los años 90 fue Rociíto. La primogénita y única hija biológica de ‘La Más Grande’ irrumpió en la crónica social de la época anunciando su romance con un Guardia Civil y que quería ser top model. La muchacha acabó su matrimonio como el rosario de la aurora y desfilando en hipermercados de periferia.
lala
Todo esto ocurría bajo el asesoramiento del estilista Ruphert, que la llevaba por el mundo como si fuera una candidata de una Gala Drag de Albacete o Ávila, ni siquiera de las de primera división como Sitges o Maspalomas. Claro que contemplando la foto de arriba a la derecha, el ejemplo de mamá no ayudaba en absoluto.
lala
El look rollo travesti era un denominador común de las mujeres de la familia Carrasco Jurado en los años 90. Raquel Mosquera, la madrastra de la reina de las pasarelas de Alpedrete en aquellos años, también lucía un look para echar a correr: ¿Cómo definir ese rubio oxigenado que lucía en sus posados con Pedro Carrasco? ¿Y ese maquillaje? ¿Por qué lleva esa puntilla en la solapa de la chaqueta? ¿Hubo casos de epilepsia entre los lectores de las revistas del corazón de la época?
Los inicios de Mónica Naranjo
lala
Continuando con el rollo ‘travelo’ de la década de los 90 tenemos que hablar de Mónica Naranjo. La de Figueres llegó a nuestras vidas cantando aquello de ‘Desátame’ con una imagen tan extrema como choni: El pelo bicolor, pintada como una meretriz ya no de club de carretera, sino de camino rural y vestida como una tronista disfrazada de bucanera. ¿Nos merecíamos aquello?
Sarah Jessica Parker, pesadilla en Nueva York
lala
Existe una Sarah Jessica Parker antes de convertirse en Carrie Bradshaw y es para echar a correr. La pobre chica no encontraba su estilo propio y lo intentaba con modeluquis de todo tipo pero todos erróneos. De las cuatro fotos que he rescatado de la década en la que Nirvana triunfaba en la MTV no consigo decidir cual resulta más dañina para la retina.
Las reinas del pop
Las primeras figuras de la música estadounidense, española y mexicana, Madonna, Marta Sánchez y Paulina Rubio, respectivamente, también tuvieron problemas estéticos en la década que nos ocupa. Marta Sánchez lucía pechuga con un tinte amarillo pollo en la cabeza que combinaba con los gatos negros que dormían sobre sus ojos en forma de cejas.
lala
Por su parte, Paulina, iba por la vida como una especie de precuela de Ylenia de Gandia Shore o de Chari de Gran Hermano 12. La joven Pau de los años 90 poco o nada tiene que ver (por suerte) con la de hoy en día. ¿Si ven estas fotografías que hace una semana rescataron los Sufridores en Casa y no les digo quien es sabrían de quien se trata?
hd
Y para acabar, Madonna. La tonadillera de Detroit tampoco tuvo en los años 90 su mejor época estilística. La artista comodín para el 90 por ciento de mis artículos también tiene cabida en el texto de hoy y a las imágenes me remito. Fue en los primeros años de aquella década cuando decidió decorar su sonrisa con un diente de oro o acudir a las premieres convertida en una auténtica mamarracha
lala