Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Drogas, conflictos, cárcel... ¿qué famosos no pueden con sus hijos?

Los mejores colegios, educación a cargo de institutrices de renombre, ambiente exclusivo… El dinero no compra la estabilidad familiar y algunos famosos han tenido serios problemas con el carácter de sus hijos. Delincuentes, toxicómanos, vagabundos y hasta prostitutas. Repasamos algunos de los hijos más problemáticos de los famosos.
Cameron Douglas, el hijo camello de Michael Douglas
hijos
Michael Douglas no sólo ha tenido que lidiar con un cáncer, una adicción al sexo y los problemas psicológicos de su esposa. Su varapalo más importante vienen de mano de su hijo Cameron. El joven ha sido traficante de metanfetaminas y cocaína, además de su enganche a la heroína. Ha sido condenado a cinco años de prisión. Una joyita.
La hija prostituta de Morfeo el de ‘Matrix’
hijos
Montana Fishburne, la hija del actor que dio vida a Morfeo en la película ‘Matrix’ (Laurence Fishburne), se gana la vida como actriz porno. Antes de convertirse en estrella del cine para adultos, la joven fue procesada por prostitución cuando tenía 17 años y fue sentenciada a servicios comunitarios. La reputación de Montana ha dañado en los últimos meses la imagen pública de su padre.
Charlie Sheen, el quebradero de Martin Sheen
hijos
Charlie Sheen, exestrella de la serie "Dos hombres y medio", es hijo del también actor Martin Sheen. Charlie es el hijo conflictivo de la familia (Emilio Estévez, es el bueno): problemas de drogas, despidos y acusaciones de violencia doméstica por su ex mujer la actriz Denise Richards. Ahora, aunque sigue frecuentando mujeres de vida licenciosa, parece haberse centrado.
Tallulah Willis, la hija rebelde de Demi y Bruce
hijos
De los tres hijos que tuvieron Bruce Willis y Demi Moore, la benjamina es la que más problemas ha dado a sus padres. La joven, de 19 años, tiene altibajos con las bebidas y las drogas. En el 2011, la joven tuvo que presentarse en los juzgados por consumir alcohol siendo menor de edad y el año pasado casi protagoniza un escándalo cuando circularon por las redacciones varias fotos de ella desnuda fumando marihuana.
Christian Brando, el malogrado primogénito de Marlon
hijos
Christian Brando, el primogénito del inolvidable Marlon Brando, saltó al primer plano de actualidad en 1990, cuando se declaró culpable de homicidio involuntario tras haber disparado al novio de su hermanastra Cheyenne, Dag Drollet, incidente por el que pasó cinco años en prisión. Años más tarde Brando se declaró culpable de haber maltratado a la que entonces era su mujer, Deborah Presley, presunta hija de Elvis Presley. Falleció en 2008 a los 49 años de edad aquejado de una neumonía.
Tatum O’Neal, la hija adicta al crack de Ryan O’Neal  
hijos
Ryan O’Neal, famoso por películas inolvidables como “Barry Lyndon” o “Love Story”, ha tenido una carrera convulsa donde las drogas han sido habituales. Su hija Tatum ha seguido su nocivo ejemplo, y en 2008 saltó a las primeras páginas de los periódicos cuando fue detenida por la policía en Nueva York intentando comprar crack y cocaína por la calle.
José Fernando, la condena de Ortega Cano
hijos
El mayor de los problemas del viudo de La Más Grande no son sus problemas con la justicia, es su hijo adoptivo José Fernando. Conflictivo, aficionado a los prostíbulos y de carácter cambiante, el joven de casi 19 años no hace más que darle disgustos a su padre. La periodista Marisa Martín Blázquez desveló que en cinco meses se ha gastado 100.000 euros en fiestas, ha pasado varias veces por comisaría y frecuenta malas compañías.
Kiko Rivera ya no es “el pequeño del alma con piel de canela”  
hijos
Antes de que llegaran los problemas con los blanqueos de capitales el principal problema de la Madonna de la Tonadilla era su primogénito, Kiko (ex Paquirrín). El chaval nunca fue buen estudiante y tuvo a la reina de la copla peregrinando de colegio en colegio. Cuando creció se hizo habitual del burdel “Colores” y de las malas compañías. Ahora parece haberse reformado, aunque solo levemente.