Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Porque yo lo valgo: Los caprichos más caros de los famosos

caprichosCarlos Otero
Nada le gusta más a los famosos que subirse a la parra. A los grandes de Hollywood les gusta hacerse notar y demostrar, de paso, su poderío económico. El último ha sido  el fundador y consejero delegado de Facebook, Mark Zuckerberg: el buen hombre se ha comprado cuatro casas colindantes con su vivienda en Palo Alto, California, por un valor de 30 millones de dólares, para evitar  futuras especulaciones inmobiliarias que pudieran violar su privacidad. ¡El precio de esas hipotecas le quitarían el sueño a Ada Colau!
Muy reciente tenemos, también, el caso de Kim Kardashian. La socialité más demandada por los tabloides norteamericanos cerró toda una planta del hospital donde hace unos meses dio a luz a su hijo North West. Según informó una fuente de su entorno al periódico 'Daily Star', Kim leyó que los primeros momentos de vida de un bebé son cruciales y quiso que los del suyo fueran idílicos. “Quiere que todo sea perfecto y el dinero no es problema para ella”, dijo esta persona. ¡Claro que sí, Kardashian!
caprichos
Pero Kim no es la primera estrella de Hollywood en pedir privacidad total para su parto. Para evitar miradas indiscretas, Beyoncé y su marido Jay-Z, íntimo amigo de Kanye, reservaron una planta entera del hospital Lenox Hill de Nueva York cuando la cantante dio a luz a su hija Blue Ivy.
Y mientras unas se gastan los ahorros en sus bebés recién nacidos, otras se lo gastan en sus mascotas. Paris Hilton ha llegado a pagar una cantidad desorbitada por comprar un trozo de tierra para enterrar a su cabra junto a la tumba de Marilyn Monroe. En otra ocasión, la heredera del imperio Hilton se gastó 36.200 euros en comprar botellas de agua mineral con cristales de Swarowski incrustados para uno de sus perros. ¡Y pensar que yo bebo agua del grifo y me quedo tan a gusto!
caprichos
A los Beckham, además del dinero, les gusta el 'dolce far niente'  En 2004 el diario 'Abc' desvelaba que el matrimonio, entonces residente en Madrid, había contratado un mayordomo para que les abriese los regalos de Navidad. El curro no estaba, además, en absoluto mal pagado: pagaron por ese capricho un salario de 1.600 euros al día (lo que ya no sé es si era bruto o neto).
Rihanna tampoco se anda con chiquitas. La de Barbados cerró el restaurante londinense 'Nando’s' para ella sola: Pidió todos los platos del restaurante y ordenó que se le sirvieran en la zona privada. Según informó la prensa londinense, la cantante se gastó en el restaurante 10.834 dólares (alrededor de 8.830 euros). Tengo que escribir muchas Oteradas para irme de restaurantes como la ex novia de Chris Brown.
caprichos
Madonna, mucho más digna, se sirvió de sus influencias para conseguir que en 1998 Esperanza Aguirre, entonces ministra de Cultura, le abriese en exclusiva las puertas del Museo del Prado. En aquella época (ahora ya no es así) la pinacoteca madrileña no atendía visitantes los lunes. Pues bien, el lunes 16 de noviembre de 1998 Madonna pudo visitar a sus tocayas renacentistas. “Me guiaron en la visita y me explicaron la historia de muchos cuadros de Velázquez, Goya y El Greco. Fue maravilloso", declaró entonces la tonadillera.
Algo menos cultural fue la visita que Jennifer Lopez hizo a un Centro Comercial de Bogotá en 2005. La actriz y cantante pidió cerrar durante todo un día el mejor centro comercial de la capital colombiana para poder efectuar compras sin agobios durante su estancia en la ciudad. Y así lo hicieron y es que, aunque sean compatriotas de Shakira, no siempre se tiene en la ciudad a una bomba latina de la música pop con ganas de fundir la Visa.
caprichos
Pero el mundo capricho no es algo exclusivo de las celebrities ’made in USA’, los españoles también tienen sus excentricidades y exigencias. Según informó en su día ‘Diez Minutos’, Alejandro Sanz solicita en sus camerinos 24 botellas de agua mineral sin gas, whisky escocés gran reserva, una bandeja de quesos, galletas y una cesta de fruta fresca. El de Moratalaz no se olvida de su equipo y exije que su equipo, compuesto por 40 personas, cuente con el mismo trato.