Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Langostinos y merluza, en la boda de Julio José Iglesias y Charisse Verhaert

¡Que vivan los novios!divinity.es
Sin cámaras de fotos en los invitados, con máxima seguridad, mucho posado y comida... sin excesos ¡No vayamos a descuadrar las cuentas de la exclusiva! Langostinos y merluza de 'José Luis' y dulces de Isabel Maestre. Ésta fue la base del menú de boda de Julio José Iglesias y Charisse Verhaert celebrada en 'El Rincón' en Aldea del Fresno de Madrid, una de las fincas que posee en propiedad Carlos Falcó, Marqués de Griñón y padre de Tamara Falcó, hermana de Julio José.
Pese a que se rumoreó que sería el restaurante madrileño Coque con su chef Mario Sandoval el encargado de firmar la cena, Julio José y Charisse se decantaron finalmente por la empresa de José Luis –amigo íntimo de Isabel Preysler- para organizar el menú de una celebración, que se pareció más a un posado fotográfico que a una boda de enamorados, según nos han contado en exclusiva varios presentes.
Tras darse el 'sí quiero' a las siete de la tarde los invitados fueron recibidos en la finca con un cóctel-aperitivo (diferentes brochetitas y cucharitas, jamón cortado a mano, montaditos... y mucho vino de la bodega del Marqués de Griñón, que cuenta con Dominio de Valdepusa como denominación de origen propia.
El pescado fue el protagonista de los platos en mesa. Primero con un entrante donde la base eran unos langostinos marinados acompañados de diferentes hojas verdes.
Y como plato principal José Luis preparó una merluza a la plancha con su guarnición que se acompañó on uno de los vinos blancos de Griñón.
El apartado dulce fue un buffet de postres donde resaltaba una imperial tarta nupcial al estilo americano, roja por dentro y recubierta de glasé blanco impoluto. También gustaron mucho los cupcakes, todo ideado por el obrador de Isabel Maestre, premio nacional de gastronomía en el año 1997. El resto de la boda tendremos que esperar a ¡Hola! para conocerla pero podemos imaginarla: copas, baile, fiesta y más fiesta.