Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Complejo de Rapunzel

Un nuevo sello masivo de identidad: raya al medio y melena (ondulada) infinita
Vanessa Hudgens, Taylor Momsen o el elenco de Pretty Little Liars al completo. Todas tienen una cosa en común: el estilismo capilar. A mí me gusta llamarle el "Rapunzel Hippy": una melena infinita (preferiblemente dorada, pero no obligatorio) con raya al medio y ondas supuestamente naturales, de las que –curiosamente– sólo se consiguen en la peluquería.
Si hasta la mismísima Britney Spears (ella que tuvo su buena época de Teniente O'Neil) ha apostado por ese peinado en sus últimas apariciones públicas. Quizá para captar ese público joven que eran demasiado pequeños cuando el "Baby, one more time".
La cantante rubia no está sola en esta causa 'rejuvenecedora'. Las hay incluso más mayores que quieren seguir siendo princesas. ¿Será el tinte aún más rubio y este peinado la razón por la que Billy Ray Cyrus ha vuelto con Tish? ¿Cuantos años se ha quitado de encima desde que pretende ser la hermana mayor de su hija Miley?
El pelo de cuento es ya una invasión. Menos mal que sigue habiendo contestatarias que nos alegran un poco la existencia: la modelo Pixie Gedolfestilo Vivienne Westwood) y Willow Smith (¿la última it girl?) sigue sorprendiendo a diario con nuevos cambios de estilismo (el último con rastas verde flúor). Gracias que alguien se atreve a seguir sus propios instintos. Porque no sé si soportaría el subidón de azúcar que me daría una total rapunzelización de Hollywood.