Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Consejos a Rajoy para que vaya más 'divinity'

El presidente del Gobierno prometía tener estilazo y porte, pero está fallando
Cualquiera diría que hace tan solo unos meses ensalzamos el estilo de Mariano Rajoy frente al de su oponente político, Alfredo Pérez Rubalcaba (aunque no nos olvidamos de su tinte a ras de patilla). Hoy, pasados más de 100 días de que comenzase su mandato, volvemos a poner su estilo en la palestra.
Y lo que vemos no nos gusta. En cierto modo, es como si el señor Rajoy se hubiera abandonado al mismo ritmo que aumenta la prima de riesgo española. ¿Dónde está Viri cuando más la necesitamos?
Nuestro insigne presidente estuvo en Colombia, enseñando que a veces se descuida y la camisa llega (bastante) más abajo que la chaqueta que, por cierto, es muy holgada. Como si se la hubiera comprado en vacas gordas y ahora estuviera... bueno, ya saben.
Lo cierto es que su forma de abrochar la chaqueta, con un solo botón (y dejando entrever la corbata, cosa que también hizo con sus europartners mientras ponía cara de póker) tampoco resultó de lo más apropiado. ¿Acaso se imaginan al Príncipe Carlos cometer tal aberración estética? Pues nosotros aspiramos a que nuestro representante internacional (Juan Carlos mediante), que tendría que usar un traductor simultáneo para comunicarse con el heredero británico, al menos estuviese a su altura y su porte estético.
Me dirán que las quejas (y la comparación) son para nota. Pilladas (un poco) por los pelos. Les tendré que dar la razón, pero añadiré que son la continuación de otros fallos estilísticos más flagrantes: ¿qué me dicen de esa chaquetita verde jaspeada que llevaba hace no mucho en la Moncloa? Para una vez que decide ponerse una talla más ajustada... ¡va y se pasa de tight! Es como Jaimito volviendo al cole con el mismo uniforme años después. Además, no es por pasarme de pesada, pero una vez más, la puntita de la corbata asoma...
Querido Señor Presidente, desde Divinity vamos a osar darle algunos consejos para mejorar su look, por si quisiera hacernos caso:
  • Si tiene que tomar referentes, piense en Carlos de Inglaterra en sus eventos formales (estoy segura de que a usted le sentarían fenomenal los trajes cruzados) y Barack Obama en las distancias cortas... Un poco, de frescura y un poco de twist no le vendrían mal. Esto, por supuesto, solo es una divisugerencia. Y seguimos con más.
  • Imagínese que en lugar de ponerse esos trajes extremistas (o muy holgados o demasiado ajustados) elige uno que favorezca su anatomía. Creemos que haría un gran improvement con un dos piezas de Dolce & Gabbana (añadir gafas de pasta también sería una idea a sopesar), o un traje como el Gucci que llevó Quim Gutiérrez a los Goya.
  • Si realmente se toma en serio su estilo, podría hasta optar por el kaki.
  • También sabemos que las corbatas no son lo suyo, siempre se le escapan por los bajos fondos...Las hay más pequeñas, las hay más estrechas...Y las hay de más colores. ¿Se atrevería algún día a darle una patada a la sobriedad y el clasicismo y aparecer por ejemplo un viernes en el Consejo de Ministros con una corbata morada, o verde pistacho, o incluso naranja?
  • Con respecto a las camisas, el blanco nos gusta, pero en la variedad está el gusto... ¿sabe usted que el abanico de colores es bien amplio? No le decimos que vaya de leñador neocon, pero un azulito, un amarillito, unas rayitas...
  • Y por último, los puños, Mariano, los puños. los puños de las camisas no se le pueden escapar tanto por fuera de la chaqueta. Para ello, es imprescindible que la talla de la camisa no sea XL si somos M, y más importante aún, hay que comprobar la idoneidad de los gemelos. Que no se deje ver la marca, que no sean dorados, y, por favor, por favor, que nunca lleven las iniciales de uno mismo grabadas.
  • Y eso es todo. Con unos cuantos retoques, que no recortes, creemos que nos vamos a ir entendiendo. Y después, cada uno a lo suyo.