Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Maquillaje de otoño: oda al azul

Comienza en las uñas, se extiende a los ojos y acaba en el pelo.
Si hay un color que esta temporada llega con ganas a los estantes de las perfumerías es el azul denim. Se nota sobre todo en las uñas. Ése es siempre el lugar en el que arranca cualquier tendencia en maquillaje: primero nos atrevemos con las uñas (¿os acordáis cuando estaba de moda pintarlas de nude y luego llegó la moda de la cara-aparentemente-limpia? Pues lo mismo) y después avanzamos al resto de la fisionomía.
Las primeras que se han armado para esta guerra vaquera son las dos grandes. Chanel sacó tres lacas en azul para celebrar la Fashion Night Out de Vogue (sus ediciones especiales para este evento siempre son un must a tener en cuenta). Y Dior no se quedó atrás. Presentó la Dior Blue Tie para gusto y regocijo de las mayores cazadoras de tendencias: las habitantes de la alfombra roja.
La lista de las que ya se han anotado la tendencia en sus libretas (y en las de sus manicuristas) es larga. Empezando por Rihanna (¡esa chica no se pierde una!), a la que vimos de esta guisa el mes pasado en Londres. O Lauren Conrad, esa actriz reconvertida a gurú de belleza. Laura Sánchez las llevaba a juego con un vestido durante el evento de presentación de la firma BMW hace tan solo unos días.
Lo de que el azul está de moda es un hecho oficialmente reconocido. Que la tendencia ha calado se nota que porque ya empiezan a surgir (eso sí, con miedo) algunas portadas que apuntan a que quizá en breve nos atrevamos pasar el tono a los ojos. Son las de las revistas Numéro Japón, Dazed&Confused y AnOther, protagonizadas por Jessica Stam, Beyoncé y Rachel Weisz respectivamente. En los tres casos hay una obvia exageriación pero las tres coquetean con los tonos para descubrir si nos gustará o no. De ser así, no será nada nuevo. En este mundo cíclico, la pasión por la sombra azul ya la había inventado Helena Rubinstein en los 50's, y ya entonces era subversiva.
Por si acaso corriese el riesgo, Nicki Minaj (antes muerta que sencilla) ya ha pasado al siguiente nivel. ¿Alguien se atreve con el pelo azul? Al final, ya verán, vamos a acabar todos como Pitufos Makineros.