Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Modelos que se atreven a dar la talla

Las maniquíes XXL no acaban de encontrar su hueco en las revistas. Se quedan estancadas en los "Curvy Issues", números especiales dedicados a las tallas grandes
Hace solo un mes que la revista Plus Model nos dejaba estupefactos con unas estadísticas que apuntaban a que hace veinte años las modelos pesaban, de media, un 8% menos que una mujer normal. Hoy en día pesan el 23% menos. Las modelos de tallas grandes oscilaban entre las tallas 44-50 hace diez años, ahora lo hacen entre la 38 y la 46 "mientras los clientes siguen expresando la insatisfacción", apunta la publicación. Algunos medios hace años que vienen hablando de esta reducción progresiva en las tallas y el peso de las modelos. Y la revista no duda en soltar otra bomba: la mayoría de las modelos de pasarela tienen un IMC (Índice de masa muscular) tan bajo que coincide con los criterios de la anorexia.
En un editorial con la modelo rusa Katya Zharkova desnuda, la publicación se pregunta... Modelos de tallas especiales, ¿cual es vuestro problema con ellas?. A través de imágenes de su cuerpo XL desnudo, arroja las desoladoras estadísticas y deja una reflexión que bien podríamos aplicarnos todos: "Este cambio en la sociedad no se producirá de un día para otro, todos somos responsables de lograrlo. Abraza lo que te hace única y ama tu cuerpo".
La modelo Crystal Renn es un ejemplo viviente de la tiranía de la pasarela. En su libro "Hungry" (literalmente: hambrienta) explicó sus momentos más difíciles como top model. Afortunadamente, cuando engordó no se quedó sin trabajo, pero se convirtió en la "amiga gordita" y la modelo glotona. Curiosamente, no tardó en volver al peso editorial. No todos los casos son así: Angelica Gray, cuya abuela había sido modelo para Dior, está feliz de su éxito en las tallas más holgadas.
Vogue Italia se convirtió en punta de lanza la pasada primavera al incluir en portada a tres modelos XXL, justo un poco después de que sacase a la luz Vogue Curvy. En las páginas interiores, las tres ejecutaban un bellísimo editorial de ropa interior, todo un atrevimiento para una revista cuajadita de mujeres de talla 0. Las tres -Tara Lynn, Candice Huffine y Robyn Lawley- son ya tan famosas como Crystal Renn.
En marzo de 2010 Tara Lynn protagonizó (portada incluida) el Curvy Issue de Elle Francia -hazaña que repitió esta misma primavera, compitiendo con Laura Catterall en Cosmopolitan- y una portada de The Times Magazine junto a Crystal Renn cuyo editorial sentenciaba: "El hombre que de verdad ama tus curvas". Robyn Lawley, que parece estar llamada a repetir las proezas de Crystal Renn, fue la primera modelo entrada en carnes en posar para Vogue Australia y también logró su portada XL de Elle Francia en 2011. Candice Huffine gozaba de su minuto de gloria en 2010, año de la explosión de las tallas en las revistas de moda. Hizo un editorial conjunto para V Magazine titulado Curves ahead que dio mucho que hablar en foros especializados.
Mientras a las tallas grandes todavía les queda conquistar su propio espacio en los medios generalistas sin por ello ser llamadas a protagonizar un número especial de curvas, Karl Lagerfeld sigue llamando gorda a la gente, y muchas marcas y empresas cierran puertas en lugar de abrir vías de conexión. Así, es de aplaudir el pleito que ganó la modelo canadiense Ananda Marchildon ganadora del Next Top Model holandés a la que no firmaron con la agencia Elite (ese era supuestamente su premio por ganar) porque no consiguió reducir su cadera en dos centímetros. Dos centímetros. Nos hemos vuelto locos.