Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Temporada de estrellas

La colección de otoño de Dolce & Gabbana es la culpables del ascenso al firmamento
Como el verano pasado ocurrió con Prada, ahora las principales cabeceras parecen empeñadas en convencernos de las maravillas de las estrellas. No de las estrellas de Hollywood, sino las de los estampados que se convirtieron en el leit motif de la colección de otoño de Dolce&Gabbana.
La portada de septiembre de Vogue España, con tres top models, es la que más estrellas destila. Pero no es la única: Lilly Allen hace lo propio en la versión británica de Elle, Anne Hathaway en Marie Claire y Jessie J. en Glamour. ¡Será por estrellas, señores!
La contraréplica en la alfombra roja no se ha hecho esperar: la modelo Elettra Wiedemann (también conocida como retoño de Isabella Rossellini) es de las primeras que se atrevió a "estrellarse" con el éxito en esta nueva colección del dúo italiano. La siguió una embarazadísima Jessica Alba y hasta Britney Spears quiso probar su buena estrella en su enésimo comeback, esta vez para un reportaje de Harper's Bazaar USA.
Recién sacadas del horno tenemos las ultimísimas imágenes que confirman que la tendencia ha llegado a España. Dos fashionistas de pro se enfundaron en el vestido más éxitoso (al menos por el momento) de la temporada para asistir a sendos eventos en la Vogue Fashion Night Out (VFNO, para entendidos y amantes de los acrónimos).
Carmen Lomana (a rebosar de oros y con un abanico en la mano) compitió en originalidad con Marta Sánchez (con unas gafas de Alexander Wang que recordaban a las que Madonna se puso de Miu Miu la semana pasada). Y, aunque cada una adaptó el vestido a su estilo, lo que está claro es que ambas presumieron de estar al día. Y de cuerpazo, por supuesto.